Detroit firma al hijo de Pedro Martínez y seguirá estudiando en el bachillerato

A1

El béisbol está en la sangre de la familia Martínez… y de qué manera.
Los Tigres de Detroit firmaron ayer al profesionalismo a Pedro Pablo Martínez Mena, hijo del inmortal de Cooperstown Pedro Martínez para unirse al largo listado de miembros de dicha familia que consigue un contrato para jugar béisbol.
“Este es un día importante para la familia, me siento muy contento como papá, como hombre, de ver a ‘Pepo’ firmando como profesional”, dijo el tres veces ganador del premio Cy Young.
Para Martínez, de 16 años de edad, y quien contrario a su padre y su tío es un tercera base y jugador de ofensiva, no lanzador, esto es un sueño hecho realidad.
“Esto era lo que yo quería, firmar como profesional. Me siento orgulloso de seguir los pasos de mi padre y mis familiares. Esto no será una presión, porque desde pequeño he estado en mi mundo y solo quiero ahora arrancar mi carrera”, dijo Martínez Jr.
A sus 16 años, “Pepo” cursa el cuarto de bachillerato del colegio New Horizons y una de las exigencias de su padre, para poder firmar, es que tenía que continuar con sus estudios, algo que se logró en acuerdo conjunto entre el colegio y la organización.
“Voy a seguir mis estudios, hemos definido un plan de trabajo para cuando esté en la academia seguir estudiando y cuando tenga días libres vendré al colegio”, dijo Martínez Jr.
Para el director de Operaciones Internacionales de los Tigres de Detroit, Tom Moore, la firma de Martínez era algo que “se caía de la mata”.
“Hay muchas cosas a considerar, una de ellas es obvio que sus condiciones atléticas, pero también es un muchacho muy inteligente, que sabemos que se va a acoplar bien a la organización. Está preparado y eso es muy importante para nosotros como organización. Además, viene de un linaje de béisbol que no se puede ignorar”, comentó Moore al Periódico Hoy.
Martínez fue entrenado y preparado por Amaurys Nina en la academia que lleva su nombre y hace un par de meses participó en un “showcase” de la International Prospect League (IPL) en la que estuvo su padre y donde fue observado por escuchas de las 30 organizaciones, incluyendo los Medias Rojas de Boston, para la que labora su progenitor.
“Ese muchacho va a ser un grandesligas. Oye que te lo digo hoy. Él tiene muy buenas herramientas para jugar en deporte, pero además tiene una gran inteligencia y preparación, lo que le ayudará a avanzar rápido en los diferentes circuitos”, comentó Nina al Periódico Hoy.