DIA DE LOS MAESTROS Y MAESTRAS
Los formadores del futuro

Según el escritor Domingo Faustino Sarmiento, los discípulos son la biografía del maestro. Y es que los profesores y profesoras educan con sus palabras y acciones, más que con el mero hecho de pararse frente a un pizarrón.

Como todos los feriados, este es aprovechado por la mercadotecnia para vender regalos y agradar a los maestros y maestras, pero esto es algo que va mas allá de de llevarles obsequios en su día, se trata de no dejar atrás el respeto que se le debe a quienes pasan a ser fundamentales en la educación  y  formación de los niños y niñas.

Algo de historia. El 30 de junio fue consagrado “Día del Maestro” mediante la Resolución No. 6-39, de fecha 6 de junio de 1939, siendo secretario de Estado de Justicia, Educación Pública y Bellas Artes Virgilio Díaz Ordóñez.

Maestro. La palabra en el sentido o significado más restringido: “hombre que consagra su vida a la tarea educativa”.

“El maestro es el hombre eminentemente que en cualquier faceta de la cultura, con su obra científica y literaria verdaderamente relevante, influye en la vida y la formación incluso de los que establecen contacto con él solo a través de sus obras”.

Celebración. El Día del Maestro es celebrado oficialmente con algunos reconocimientos del presidente Leonel Fernández y la ministra de Educación, Josefina Pimentel, quienes encabezaron ayer en el Palacio Nacional un acto de reconocimiento a la “Excelencia Magisterial”.

Pero, la fecha se ve opacada por las reivindicaciones pendientes del sector. Por ejemplo, un grupo de maestros se encuentra en pie de lucha exigiendo no ser despojados de los terrenos que adquirieron hace más de 10 años.

Igualmente, es en esta misma fecha cuando los maestros y maestras abogan por la asignación a la educación del cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que implicará salarios justos y que la canasta familiar les sea más asequible.

El relato de una maestra. Florencia Heredia, quien tiene más de veinte años impartiendo docencia en el nivel inicial, nos explica que el magisterio es cuestión de vocación pues el sueldo no resulta suficiente para cubrir el alto costo de la vida. Sin embargo, afirma que de tener la oportunidad de regresar en el tiempo elegiría nuevamente esta profesión porque le ha brindado grandes satisfacciones.

“Mi mayor experiencia aconteció en los inicios de mi carrera en la escuela Manuel B. Troncoso de El Tamarindo cuando impartía el primer grado, tenía un grupo de 60 alumnos con edades y costumbres diferentes y entre ellos había una niña que era muy apegada a mí, tanto que en la actualidad vive conmigo”, nos cuenta Heredia.

Un llamado a la nueva generación. “(…) que sepan que la mayor parte de la responsabilidad de la educación del país está en manos de los maestros porque somos quienes formamos y llevamos ese producto a la sociedad. Cuando se inclinen a estudiar esta carrera piensen que van a formar los hombres y mujeres que van dirigir este país”, exhortó Heredia.

Apoyo al 4% para la educación. La maestra Heredia dice que respalda esa lucha en primera instancia. Además, asegura que debe ser aumentado hasta llegar a un seis o un ocho por ciento para que se pueda dar respuesta a todos los problemas educativos del país.


COMENTARIOS