Día del café: sin pena y sin gloria

A1

Cada 11 de abril el país celebra el Día del Café, pero en esta ocasión, el otrora festivo día para los cafeteros, se ha convertido en un doloroso recuerdo del pasado, en donde este aromático grano –la segunda bebida líquida ingerida por los humanos después del agua- en esta ocasión no tuvo el favor del sector oficial; que de paso, con la promulgación de la Ley 79-00, que creó el 25 de septiembre de 2000 el Consejo Dominicano del Café (CODOCAFÉ), se convirtió en el sepulturero del sub-sector café.
Durante los veinticuatro años que tuvo vigencia la Comisión del Café, no obstante la existencia de un obligatorio y desfavorable régimen de cuotas; el país, no solo tenía asegurado el abasto del mercado interno –unos doscientos cuarenta mil quintales– sino que exportaba de las diferentes variedades producidas en el país, unos mil ochocientos quintales, tanto para los Estados Unidos de América como para Europa. Esta bonanza cafetera colapsó, con la eliminación de dicha eficiente Comisión por la creación del elefante blanco denominado Consejo Dominicano del Café (Codocafé).
Recordamos con nostalgia los Días del Café, que se celebraban pomposamente en diferentes lugares del país y muy especialmente en donde habían asociaciones y cooperativas, tal fue el caso de la Asociación de Caficultores de Villa Trina, donde sus auténticos representantes Mario Cáceres y Juanito Rodríguez fungían de excelentes anfitriones. En esos encuentros, se repasaban los problemas inherentes a la caficultura, sus posibles soluciones y una agenda para el próximo año. Todo esto, en esta ocasión, fue ignorado al extremo que, si no es por una publicación de Industrias Banilejas (Induban) felicitando a los caficultores, la fecha hubiese pasado desapercibida, ya que ni el Ministerio de Agricultura se recordó de la misma.
Con la aparición de la Roya del Cafeto, las autoridades del Codocafé se vieron desbordadas, dado que los recursos económicos necesarios para su combate, habían sido prestados a diferentes organizaciones y líderes del sub-sector café.
Ya sea por sus intereses o por no haber una política coherente para la importación de variedades de cafetos tolerantes a la Roya; Industrias Banilejas importó variedades de Brasil (Obata, Tupí, Japar 59 y Acaguá); así como, Lempira de Honduras, Costa Rica 95 y Castillo de Colombia. De nuestra parte, suministramos los africanos Rumangabo, Ruiru 11, Kayira y últimamente el considerado el mejor café arábico del mundo: Batían de Kenia.
El presidente Medina, ante la presión de los cafeteros, decidió crear un organismo que sustituye al inoperante Codocafé; una institución con más de 800 empleados, que solo logró exportar previo a su desintegración, unos 10,000 sacos de 60 Kgs. Es así como mediante la Ley 246-17, se crea el Instituto Dominicano del Café (INDOCAFÉ), el 25 de octubre de 2017, el cual debería entrar en operación 90 días de la promulgación y publicación de dicha Ley; sin embargo, han transcurrido más de 180 días y todavía se desconoce, al menos el que estas líneas garrapatea, el lugar donde se instalarán las oficinas de dicha institución.
A nuestro parecer, esta Ley votada con la finalidad de “impulsar el desarrollo de la producción cafetera nacional” está repleta de buenas intenciones pero por el contrario, es muy abundante y adolece de la integración a la misma de los actores principales y esenciales para el renacimiento y desarrollo de la actividad cafetera; ya que este organismo ha sido integrado por una mayoría de funcionarios públicos, que ni son cafeteros, ni son permanentes, ya que pueden ser removidos por decreto, lo cual desfavorece la continuidad de los programas y proyectos necesarios para un verdadero impulso de la caficultura.
El súper numerario organismo está compuesto por las siguiente instituciones y funcionarios, a saber: El Ministro de Agricultura, quien la presidirá; Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales; Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones; Administrador del Banco Agrícola; Director General del Instituto Agrario; Director del Centro de Exportaciones e Inversiones de la República Dominicana (CEI-RD); Administrador General del Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX); Director Ejecutivo del Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA); Director Ejecutivo del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF); y un productor de café de las regiones Norte, Nordeste, Noroeste, Sur, Suroeste y Este; además, un representante de los exportadores; un representante de la industria cafetera y el Director Ejecutivo. Como adenda, solo faltó la Visita Sorpresa.

Se afirma, que las mejores comisiones son las de un solo miembro, ya que éste no puede acusar a otros de incumplimiento. La integración del Indocafe es superflua y de seguro será retardataria, ya que varios de sus integrantes, aparte de desconocer la caficultura, brillarán por su ausencia al no tener interés directo en la problemática cafetera. Por eso, lo mejor es rogar a Dios que reparta suerte y nos coja confesados.