Diálogo de Venezuela va en línea quebrada, dice Medina

José Luis Rodríguez Zapatero, Danilo Medina y Miguel Vargas confían en rápida salida a crisis

El presidente Danilo Medina definió ayer como un ‘diálogo en línea quebrada’ el desarrollado en el país con su mediación, en procura de poner punto final a la crisis sociopolítica y económica en Venezuela.
Las conversaciones seguirán hoy a las 10:00 de la mañana, después de que la oposición analice un documento con las propuestas elaboradas por la comisión de facilitadores. Esto lo anunció el gobernante a las 11:35 de la noche, tras cinco horas de reunión.
Al referirse a la inasistencia de las partes a la cita para la continuación del diálogo el pasado lunes, Medina dijo que ellos acudieron a Venezuela a ponerse de acuerdo y son procesos que no son fáciles.

“Usted sabe que esto es un diálogo en línea quebrada… Ellos fueron a ponerse de acuerdo en Venezuela y esos son procesos que no son fáciles”, expresó sobre la inasistencia.

Medina fue entrevistado a su salida de la funeraria Blandino, a donde acudió alrededor de las 8:30 de la mañana a dar sus condolencias al juez de la Suprema Corte de Justicia, Frank Soto, por el fallecimiento de su madre ocurrido el pasado lunes.

El mandatario dijo que albergaba la esperanza de que el diálogo continuara ayer y así fue, puesto a que fueron retomadas las conversaciones.

Aunque en declaraciones anteriores el mandatario ha dado cuenta de que se han producido avances, los mensajes publicados en las redes sociales por la oposición expresan lo contrario.

El diálogo está en la fase de análisis de un acta contentiva de los avances de la agenda para los acuerdos del Diálogo de Convivencia en Venezuela, de la que el presidente Medina está en custodia y la oposición habla de un acuerdo firmado, sin embargo en la cuenta de twiter de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) la oposición precisó que estarían en el país reiterando las cuatro exigencias que han hecho desde que inició el proceso: elecciones libres, canal humanitario, rescate de las competencias de la Asamblea Nacional y la liberación de todos los presos políticos.

Hasta el momento se han programado nueve encuentros, de los que se han realizado seis. Las partes decidieron sentarse en la mesa de negociaciones el 13 de septiembre del 2017 y las interrupciones se han producido por disgustos de la oposición, en dos ocasiones y la tercera, que fue la del lunes, no fueron precisadas pero se atribuyen a tardanza en la revisión del documento en Venezuela.

De uno y otro lado. El representante del Gobierno venezolano Jorge Rodríguez acusó a la oposición de actuar de manera bochornosa, al no firmar el acuerdo que según su declaración ya había sido consensuado.
Mientras que Julio Borges, representante de la oposición, refutó la afirmación y señaló que no firmarían acuerdo que afecte al pueblo venezolano.
Indicó que analizarán el documento que fue elaborado, pero adelantó que el mismo debe satisfacer todas las necesidades que enfrenta el pueblo de Venezuela.
Negó que durante el proceso de diálogo reciba presiones de algún Gobierno, que influya en sus decisiones.


COMENTARIOS