Díaz Santana: CNSS, Sipen y sindicalistas han creado desprotección de pensionados

Díaz Santana recomienda aumentar la edad de retiro

Muchos de las problemas actuales de desprotección de los afiliados de la Seguridad Social se deben a que los miembros del Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS) han aplicado reglamentos confusos, que responden a intereses ajenos a la protección social y porque además la Superintendencia de Pensiones (Sipen) no ha cumplido con su papel de fiscalización en beneficios de los afiliados.
Así lo afirmó Arismendi Díaz Santana, quien diseño el sistema y redactó la Ley de Seguridad Social entre 2000 y 2001 y fue el primer gerente general del Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS).
Para él, las debilidades del sistema también se deben a que los representantes de los trabajadores no han hecho lo suficiente para hacer valer los derechos de los afiliados.

Díaz Santana dijo que apoya la modificación de la ley, pero evaluando los puntos que afectan el desarrollo del sistema actual.
A su atender, si no se hacen los cambios a tiempo se crearán más frustraciones e indigencia. Dijo que urge la reducción de la comisión de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) porque son muy elevadas y erosionan el crecimiento de los fondos para el retiro. “No comparto la propuesta de establecer una comisión fija sobre el monto del fondo, ya que el mismo se multiplica como una bola de nieve, lo que aumentaría las ganancias a las AFP independientemente de su desempeño, y aunque los trabajadores pierdan”.

Resaltó que otra reforma de fondo necesaria es la de elevar gradualmente el porcentaje de cotización, pues con el 9.97% actual es imposible asegurar una pensión digna, aunque se reduzcan las comisiones. Dijo que inicialmente se previó el 12%, pero se tuvo que reducir porque el Consejo Nacional de la Empresas Privada (CONEP) y las centrales sindicales dijeron que no podían pagar más del 21%. “Al tener que recortar, optamos por dejar intacta la salud y sacrificar las pensiones. Este aumento debe ser gradual, prorrateado en tres o cuatro años. Nada del otro mundo”, dijo.
Díaz Santana resaltó que otra tercera gran reforma es aumentar la edad de retiro de forma gradual, que es la más difícil de entender y aceptar. Explicó que esto es necesario porque la esperanza de vida hoy en día es mucho más que antes. “Aquí el promedio de vida se sitúa en 75 años y continuará aumentando. En este nuevo escenario es imposible pensionar con 20 años de trabajo o 60 de edad, porque en promedio esa persona podría vivir más años como pensionada que como cotizante, generando una distorsión y un déficit superior al PIB del país”, indicó.
Díaz Santana expuso que el gran reto del país es afiliar a los trabajadores informales, a partir de sus propias características socioeconómicas. Explicó que en la Ley 87-01 se creó un Régimen Contributivo Subsidiado, algo totalmente original, pero las autoridades lo rechazaron y propusieron eliminarlo en la reforma abortada a principio de este año.
“Mientras este problema no se aborde con realismo y desde una perspectiva social, no convencional, la mayoría de la población económicamente activa permanecerá fuera de la Seguridad Social”, indicó.


COMENTARIOS