Dodge Challenger Hellcat Redeye: para quemar el asfalto

2B_Deportes_18_Autos1,p01

Una nueva bestia ha salido de la faábrica de Dodge, y como el resto de miembros de la gama Hellcat, tiene una potencia abrumadora.
El nuevo modelo se denomina Dodge Challenger Hellcat Redeye y cuenta con el tradicional motor V8 sobrealimentado que en esta versión ofrece la potencia de 808 caballos y 958 Nm de torque motor, situándose por potencia justo por detrás del brutal Demon.
Aunque en este caso su nuevo hermano cuenta con una serie de sorpresas que hacen que parezca una mejor opción.

La base del motor es la misma que en el Demon: un V8 de 6,2 litros sobrealimentado, pero en este caso según ha confirmado la propia Dodge incluye hasta 25 mejoras internas en el propulsor, desde bielas y pistones rediseñados hasta un nuevo compresor más grande que ofrece ese inconfundible sonido de los Hellcat. También se ha conseguido incrementar el régimen de giro del motor, hasta las 6.500 revoluciones, por lo que el corte de inyección se sitúa por encima de las 6.200 revoluciones del Demon.

Con estas mejoras el Dodge Challenger Hellcat Redeye consigue una aceleración de 0 a 100 en 3,4 segundos y una velocidad máxima de 327 km/h.
Respecto al resto de la familia Hellcat, este Redeye se distingue por las dos grandes tomas de aire en el capó, unos pasos de rueda ensanchados y un llamativo alerón trasero.
Además esta versión no tendrá un número limitado de unidades producidas como el Demon, cuya producción ya ha finalizado.

De hecho, según los responsables de Dodge, el Demon fue fabricado para utilización en carreras de circuito, aunque estaba homologado para su utilización en carretera. En este caso este Dodge Challenger Hellcat Redeye es una versión totalmente homologada para las carreteras, pero con unas prestaciones impresionantes y que tendrá un precio en Estados Unidos de 69,650 dólares, lo que significa que es casi 12,000 dólares más barato que el Demon.


COMENTARIOS