Dolor e impotencia por suceso,  invaden familias  La Fuente, DN

http://hoy.com.do/image/article/730/460x390/0/82C266E3-349D-4B4E-ABBB-BF62193302A2.jpeg

El dolor y  la impotencia embargan a las familias del sector de La Cienaga  y Guachupita al ver que la tragedia llega al lugar con dos jóvenes de 8 y 13 años muertos en un accidente que invulucra a   una patana, cuyo conductor perdió el control del vehículo y  fue a parar a dos viviendas y un negocios que quedaron hechos añicos.

El clamor para que las autoridades busquen solución al problema que constituye para vehículos pesados subir la empinada cuesta que da acceso a la avenida  Padre Castellanos (17).

Este clamor se escuchó de nuevo ayer entre familiares de dos muertos y cinco heridos por la irrupción de una patana que transitaba en dirección Oeste-Este cuando se produjo el accidente.

Familias residentes en el lugar del accidente recordaron  que hace dos años, cuatro personas murieron en circunstancias similares,   cuando un vehículo de carga se estrelló contra viviendas del lugar.

Las dos víctimas de la tragedia son  la jovencita Yulissa Bautista, de   de 8 años  de edad, y Anthony Pérez, de  14, que durante el día de ayer fueron velados en la funeraria San Rafael, ubicada frente al hospital  Luis Eduardo Aybar.

Anthony era hijo de Kelvin Pérez Fernández, quien vino  al país del exterior hace una semana para compartir con sus familiares, sin pensar que el destino le guardaba la desagradable misión de sepultar  a su hijo. 

De los  cinco heridos,   el adolescente Yansel Montero, de 12 años de edad, estaba al mediodía de ayer en precario estado de salud en el hospital Doctor Darío Contreras. Presenta fractura de una pierna y heridas en la cabeza y el costado izquierdo.  

Todavía el conductor del camión cabezote, arrestado por la Policía en medio de disparos al aire, ante el intento de ser linchado por los vecinos de las víctimas,  no había sido identificado por la institución.

Cerca del mediodía de ayer el propietario del camión envuelto en el accidente, que había prometido ayuda a las víctimas del accidente,  no había acudido al lugar, temeroso  de ser agredido por los vecinos.

De las personas cinco heridas en el accidente, cuatro  menores de edad pertenecen a una misma familia.  Su madre también resultó herida en la cabeza.

Los heridos son Yackson, de un año y cuatro meses; Yasmina, de 5;  Jansel Mateo, de 11;  María Isabel Montero de 13 años, y su madre Juanita Merendes. Todos fueron curados y despachados.

En una  de las dos viviendas impactadas por la patana operaba un colmado y un centro de Internet.

Era propiedad de Yaqui Montero, marido de Juanita y padre de cuatro de los heridos.

 En su descontrolado recorrido, la patana también destruyó un taller de electricidad y herrería propiedad del señor Antonio Esteban  Ureña Matos, quien dijo que pasó tremendo susto.

Los nombres de muertos y  heridos  en el accidente fueron proporcionados por el joven Carlos Velez, quien dijo ser periodista al servicio de una ONG relacionada con la defensa de los derechos humanos y acompañó todo el tiempo a familiares de los afectados.  

Zoom

El peligro acecha

El peligro está siempre latente en el trayecto que va del puente flotante a la entrada de La Ciénaga y Guachupita. Cuando los camiones que vienen de Haina con cargas y pasan el semáforo del puente flotante  para seguir hacia la 17, los nervios se ponen de punta. Al subir la cuestecita, el vehículo debe subir con un cambio pesado. Si no se sube con el cambio puesto y el chofer lo hace ya en la cuesta, hay problemas.


COMENTARIOS