Dominicana dirige centro cine cubano

POR RAQUEL MARTORI
La Habana, (EFE).-
La dominicana Tanya Valette, la primera mujer que dirige la Escuela Internacional de Cine fundada en Cuba hace 20 años por el escritor colombiano Gabriel García Márquez, se estrena en el cargo con la prioridad de consolidar el centro como una institución iberoamericana.

Valette, quien en 1990 integró la primera generación de cineastas graduados de la Escuela, explica, en una entrevista con Efe, que tiene entre sus planes inmediatos la búsqueda de apoyo financiero

internacional, la creación de cursos de posgrado y la recuperación de becas para alumnos de bajos recursos.

Convencida de que “la mayor contribución de la escuela es formar cineastas integrales, con una formación tanto conceptual como técnica y humana”, la realizadora dominicana asumió las riendas del centro “con orgullo” y consciente de la responsabilidad que le entregó hasta 2009 la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

Esta psicóloga de 45 años considera que en la primera etapa de su gestión “hay mucha gente a quien escuchar, hay que hacer muchas cosas y hay que salir a buscar dinero, cooperación internacional”.

Aunque la Escuela, ubicada en la localidad habanera de San Antonio de los Baños y catalogada entre las más prestigiosas del mundo, sigue contando con apoyo del Estado cubano, Valette reconoce que los 12.000 dólares que cuesta la matrícula es una cifra muy elevada para jóvenes latinoamericanos, africanos y asiáticos de bajos ingresos.

Las primeras promociones, recuerda, se beneficiaron de la gratuidad de la institución, pero la crisis económica que sufrió Cuba tras el derrumbe del bloque socialista en 1990 obligó a renunciar a esa “esencia inicial”.

Valette está decidida a profundizar en el camino que inició su antecesor, el veterano director cubano Julio García Espinosa, a quien atribuye el rescate “del espíritu tercermundista que desde hacía años se había perdido” con la presencia de estudiantes latinoamericanos de cuya matrícula se encargaron fundaciones internacionales.

Este año, en los tres niveles del curso recién iniciado, se han matriculado 126 alumnos de 29 países, con un promedio de edad de 24 años, para estudiar alguna de las siete especialidades que se imparten en el centro.

Un centenar de profesores dictará cursos y conferencias que se completarán con los consejos de importantes creadores del cine internacional, como el británico Stephen Frears, el bosnio Emir Kusturica, los estadounidenses Steven Spielberg, Robert Redford, George Lucas y Francis Ford Coppola, el brasileño Walter Salles o el húngaro Iztván Szabo.

Valette, especializada en edición, apuesta por ampliar la formación de los egresados con ciclos de diplomados y másters al margen de los talleres que tradicionalmente dictan personalidades como García Márquez, presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, principal promotora de la escuela.

Pretende, además, recuperar los denominados “Diálogos de altos estudios” para “crear un espacio de reflexión más ligado a la literatura, la música, la crítica literaria, cinematográfica y las artes plásticas” y proyecta incorporar una cátedra dedicada a la crítica de cine.

En su experiencia profesional, Valette reconoce que ser graduada de la Escuela ha resultado una carta de presentación que le ha permitido trabajar con profesionales de alto nivel.

Desde 1991 ha sido guionista, productora y realizadora de documentales en Francia, y en los últimos años se ha encargado de proyectos para la Televisión Educativa dominicana, ha dirigido vídeos musicales, comerciales y experimentales.

Tanya Valette cree que la profesión de cineasta es “muy masculina todavía” aunque asegura que “siempre me he sentido en el mismo nivel de igualdad”.

El argentino Fernando Birri fue el primer director del centro, inaugurado en 1986, al que definió como la “Escuela de los Tres Mundos”, concebida para formar, técnica y artísticamente, a profesionales de América Latina, África y Asia.EFE


COMENTARIOS