Dominicanos preparan fiestas de Nochebuena y Navidad

001

Las festividades navideñas son un receso que esperan con ansias la mayoría de los dominicanos, que viven abrumados todo el año por los problemas cotidianos.
Salir del Gran Santo Domingo, para celebrar junto a sus familiares; comprar regalos y productos comestibles para la cena de Nochebuena, son parte de la tradición que dan un aire festivo a toda la República Dominicana, y convierten a la gran urbe en un verdadero pandemonium.
Ayer las calles de Santo Domingo estaban congestionadas por el desplazamiento hacia tiendas. Igual a los pueblos, donde también el contagio navideño hacía furor, según informes de reforteros de HOY desde provincias.
Como es tradición, en muchos lugares de la ciudad estaba presente la venta características de manzanas, uvas, dulces, bebidas y lo que nunca falta: el famoso lechón asado en pulla vendido en numerosos puntos cada año.
Y aunque ayer viernes las empresas e instituciones laboraban en horario normal, algunos empleados tomaron sus horas de almuerzo para hacer algunas compras. Mientras otros esperaron la salida para acudir a los establecimientos a buscar sus regalos y comestibles.
Además desde ayer al mediodía iniciaban las vacaciones colectivas en muchas empresas e instituciones sin fines de lucro.
Otro elemento que activó las ventas y desplazamiento de personas fue el hecho de que algunas instituciones del Estado pagaron el salario de diciembre, como es el caso del Ministerio de Educación, por lo que miles de empleados tenían más recursos disponibles para gastar en estas festividades, habida cuenta de que el sueldo número 13 fue entregado desde hace días.
Además destaca el toque festivo que agregan los dominicanos ausentes que vienen a pasar las fiestas con sus parientes.
Hay más. También la gran cantidad de fiestas institucionales y particulares organizadas cada fin de año como son los tradicionales “angelitos”, y que llenan las agendas de los hoteles, restaurantes y otros centros de diversión.
La mayoría de dominicanos celebran en familia y algunos optan por ir a los “resorts” de los polos turísticos.


COMENTARIOS