Dos nuevos puertos modernizarán transporte marítimo

Víctor Gómez Casanova, director de Apordom.

El director de la Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom) afirmó ayer que próximamente entrarán en operación dos nuevos puertos en las provincias Peravia y San Pedro de Macorís, con los cuales la República Dominicana apuntala su liderazgo en materia portuaria.
Víctor Gómez Casanova ofreció la información en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde explicó que la empresa Coastal Dominicana, del Grupo Propagas, construye en San Pedro de Macorís el puerto La Cana, con una inversión que supera los US$100 millones.
Esa terminal estará destinada a la importación de combustibles, y será una de las más modernas del país por el tipo de tecnología que se utilizará para la entrada de las embarcaciones.
“Ese puerto ya está en fase de terminación, será el puerto número uno en materia de tecnología para importación de derivados del petróleo. Solo se espera la emisión del decreto presidencial para el inicio de sus operaciones, porque está listo en un 95%”.
Gómez Casanova destacó que esa terminal tiene características muy especiales para el desarrollo del mercado de los combustibles.
El otro puerto es el de Punta Catalina, en Baní, y es parte de las obras colaterales de la termoeléctrica del mismo nombre que construye el Gobierno.
Según el funcionario, esa estación marítima, destinada principalmente para recibir la materia prima que se utilizará en la generación de electricidad de la termoeléctrica, tendrá un área para acoger otro tipo de embarques.
“Este será el puerto número uno en capacidad de dragado para barcos de mayor calado. Ese puerto de Punta Catalina tendrá el espigón más grande de toda la región del Caribe, con 1.6 kilómetros, y un dragado de 15 metros, el más profundo de todos los puertos públicos del país”, refirió.
El Gobierno también tiene en proyecto la construcción de una terminal de cruceros en el muelle de Puerto Plata, que la puedan utilizar las líneas de cruceros interesadas.
“El interés del Gobierno es que en el puerto de Puerto Plata se instale una terminal para cruceros, respetando los derechos adquiridos de las empresas que ya están instaladas allí en materia de carga”.
En esta zona de la costa norte, específicamente en Maimón, funciona una terminal de cruceros exclusiva para la empresa Carnival.
Los puertos de RD. En 2017 los puertos dominicanos recibieron 5,258 embarcaciones, para un promedio de 438 por mes, afirmó Gómez Casanova al destacar que el país está rompiendo sus propios récords en materia de movimiento de carga marítima.
En el referido año en esas embarcaciones llegaron 1,842,620 unidades de contenedores, para un incremento de un 24% con relación al año anterior. En 2016 se recibieron 1,486,227 contenedores.
“El objetivo es convertirnos en un Hub del Caribe en materia portuaria. Estamos atrayendo mayor cantidad de barcos, contenedores y cruceristas año tras años”, expresó.
República Dominicana tiene 19 instalaciones portuarias distribuidas en las regiones sur, este y norte.
En el sur están situados los puertos de Haina Oriental y Haina Occidental; Calderas, en Salinas, Baní; Puerto Viejo, en Azua; el puerto de Barahona, y Cabo Rojo, en Pedernales.
En la región este Sans Soucí, en Santo Domingo; Boca Chica y Multimodal Caucedo, San Pedro de Macorís, La Romana, Sabana de la Mar y el fondeadero de Cap Cana, en Higüey, que recibe cruceros.

La región norte cuenta con seis terminales en Manzanillo, Montecristi; Puerto Plata y Samaná.
Los ingresos de Apordom. Por el manejo de los 19 puertos este organismo descentralizado percibe al mes alrededor de RD$75.0 millones, informó Gómez Casanova al destacar que, con la puesta en operación de los nuevos puertos de La Canela, Punta Catalina y Puerto Plata en 2020 los ingresos de la institución podrían rondar los RD$1,300 millones al año.
El año pasado los recaudos de Apordom tuvieron una merma importante por tres razones: el cese de operaciones de los puertos de la costa norte por los estragos causados por los huracanes Irma y María, la salida de 27 embarcaciones de las márgenes de los ríos Ozama e Isabela, y la deuda de RD$52.0 millones de Cementos Andino, antigua arrendataria del puerto de Cabo Rojo, en Pedernales.
Gómez Casanova precisó que la salida de las embarcaciones de los referidos ríos fue debido a la contaminación que producían sus operaciones. Las empresas instaladas allí pagaban al Estado, a través de Apordom, alrededor de RD$50 millones al año, destacó el funcionario en el encuentro.


COMENTARIOS