Economistas del BCE temen guerra fiscal tras reforma EU

444

Los economistas del Banco Central Europeo (BCE) temen que la reforma fiscal del presidente de EEUU, Donald Trump, (redujo de forma considerable casi todos los impuestos) intensifique una guerra de iniciativas impositivas entre países para ver cuál puede crear un clima más agradable para las empresas y el capital humano cualificado.
En un documento del cual se hace eco El Economista.es, los expertos del BCE destacan que “la reforma podría incrementar el riesgo de que la competición fiscal se incremente en todo el mundo, lo que implica una posible erosión de las bases imponibles en los países de la Unión Europea”.
La gran reforma fiscal de Donald Trump implementa una sustancial rebaja del impuesto de sociedades desde el 35% al 21%, así como una reducción del IRPF que queda en los siguientes tramos del 12%, del 25%, del 35% y del 39,6 por ciento.
La competencia fiscal está llevando a que los grandes impuestos directos (IRPF e Impuesto de Sociedades) sean cada vez más bajos en una parte importante del mundo. En el caso de la Eurozona, este debate se centra en la imposición implementada en Irlanda, que es sustancialmente más baja que la del resto de países del área euro, lo que ha llevado a decenas de empresas a establecer sus sedes para operar en la Eurozona, dentro de este pequeño país.
La Eurozona, en peligro En las conclusiones del informe se subraya que la Eurozona se puede ver afectada por los cambios globales a nivel fiscal: “Las consecuencias son muy inciertas y complejas”.
Por un lado, “un impuesto de sociedades más bajo en EEUU puede incrementar el atractivo de ese país respecto a otras regiones, lo que incentiva a las empresas a invertir en EEUU.
Por otro lado, la reforma de Trump puede afectar a la estrategia de planificación de las multinacionales. “En particular, a través de las diferencias impositivas entre EEUU y algunos países de la UE con impuestos relativamente altos, los incentivos para trasladar los beneficios han cambiado”.
Además, ciertos cambios de la reforma pueden haber creado incentivos para relocalizar en EEUU la propiedad intelectual. También resulta relevante que “algunas de las cuestiones internacionales de la reforma de Trump pueden ser incompatibles con la Organización Mundial del Comercio y los tratados de doble imposición”.
Positiva a corto plazo para EEUU. Más allá de estas cuestiones, el BCE comenta que la bajada de impuestos “estimulará la demanda doméstica en EEUU e incrementará el PIB real a corto plazo. Sin embargo, dado que la etapa del ciclo empresarial en la que está EEUU ya es madura, los multiplicadores fiscales tienden a ser inferiores”.
A modo de conclusión, se puede señalar que la rebaja de impuestos va a incrementar el consumo y la inversión a corto plazo, mejorando la producción doméstica, pero “a largo plazo, los resultados de esta reforma son mucho más inciertos”.


COMENTARIOS