Educa consternada por la suspensión de clases en SFM

Samuel Conde presidente de EDUCA. Fuente Externa
Samuel Conde presidente de EDUCA. Fuente Externa

Acción Empresarial por la Educación (Educa) manifestó su preocupación y consternación por la paralización de docencia en San Francisco de Macorís y su presidente, Samuel Conde, advierte que los “niños no pueden ser los rehenes de reivindicaciones” que protegen derechos particulares de algunos sectores o incluso personas.
EDUCA llama a la sensatez y a la responsabilidad de todos, tras señalar que el punto 3 del comunicado divulgado por la seccional San Francisco de Macorís del Sindicato Mayoritario de los Maestros y Profesores Dominicanos, el pasado 6 de septiembre de 2018, “constituye una flagrante violación al Pacto Nacional para la Reforma Educativa, cuyo único compromiso irrenunciable es el de no interrumpir las jornadas de docencias de los estudiantes de las escuelas públicas de la República Dominicana”.
Afirmó que la educación preuniversitaria y la formación docente han alcanzando el máximo histórico en el año 2017, cuando el maestro de educación básica devengó un salario de RD$56,090.10 en términos reales, representando un 94% por encima del promedio mensual del salario devengado por un profesional de nivel universitario laborando en régimen de ocho horas. Al destacar el aumento en los pagos que reciben los maestros en la enseñanza pública, la entidad empresarial destacó también que en materia de salario docente, la República Dominicana ha experimentado un crecimiento notable y sostenido en los últimos años.
Establece que un gráfico en el que resalta que en los años 2000, 2004 y 2006, un maestro de educación básica percibía un salario en torno al 5% por debajo del salario mensual devengado por un profesional universitario en ocho horas de trabajo.
Sin embargo, a partir del año 2007, el salario de los educadores comenzó a recuperar posiciones frente al salario de estos profesionales, ubicándose un 47% por encima para el año 2013, año de inicio de la aplicación de la Ley 66-97 en cuanto a la entrega del 4% del Producto Interno Bruto a la educación preuniversitaria y formación docente, alcanzando el máximo histórico en el año 2017.
Reconoce función de los maestros. EDUCA reafirma que valora a la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y a todos los sindicatos de la educación, por lo que le reconoce su derecho a la protesta y a exigir reivindicaciones sectoriales. Empero, enfatiza que “no hay ninguna razón que justifique que miles de estudiantes dominicanos, y sobre todo, los sectores más vulnerables, queden excluidos de recibir la cantidad y la calidad de la educación prevista en el currículo y en el calendario escolar”.