Educación por competencia implica cambios en docente

Julio Ernesto Abalde Alonso, rector de la Universidad Da Coruña, Galicia, España

Para Julio Ernesto Abalde Alonso, rector de la Universidad Da Coruña, Galicia, España, aplicar una educación por competencia requiere modificar la formación del docente que está acostumbrado a enseñar conocimientos más no así qué hacer con ellos. Considera que se trata de una enseñanza complicada que conlleva un cambio metodológico, nuevas herramientas, un proceso de reciclaje y de adaptación.
“Esa educación por competencia es complicada porque supone un cambio metodológico para los profesores; estamos acostumbrados a enseñar conocimientos y ahora tenemos que empezar además de enseñar conocimientos, enseñarles a los estudiantes qué hacer con esos conocimientos y ahí nos falta experiencia y formación”, dijo.
Elogió los planes en República Dominicana en aplicar una enseñanza por competencia, tras insistir en que en este proceso es muy importante la formación del profesorado en las aulas porque va a necesitar una metodología distinta.
Abalde estuvo en el país invitado por el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU) para discutir la posibilidad de establecer un sistema de garantía de la calidad de la educación universitaria, ámbito en el cual tiene vasta experiencia.
Inversión. Con relación a los resultados que podría tener el país al invertir más recursos en la educación, apuntó que las políticas educativas se deben evaluar a mediano y largo plazos, aplicando las medidas sostenibles y tener un sistema de seguimiento para hacer los ajustes de acuerdo a la efectividad de las políticas o, de lo contrario, hacer ese esfuerzo económico no habrá valido la pena.

En cuanto a la formación docente, entiende que debe contar con diferentes medidas como importar profesionales de otras áreas y habilitarlos para la docencia y elevar la calidad de los maestros universitarios que, a su vez, forman a quienes impartirán en las escuelas. “Así poco a poco se va elevando el nivel tanto de los formadores como de los formados”, expresó.

La tecnología. Al referir el uso de la tecnología en las aulas, Albade destacó que los maestros deben ser capaces de usarlas e incorporarlas al proceso educativo. Por ejemplo, convertir las redes sociales en herramientas educativas para lo cual debe usar materiales adecuados y metodologías distintas pues el mundo digital es imparable.
En esa línea elogió el Proyecto República Digital que lanzó el Gobierno dominicano, ya que revolucionará la enseñanza-aprendizaje y los procesos. Citó que en España tienen la iniciativa Senda Digital, que tiene entre sus metas al 2018 sustituir todo el papel, objetivo ambicioso en el cual han ido avanzando.
Ahora bien, apuntó, todo proyecto digital de gran magnitud requiere de una infraestructura potente y segura para su funcionamiento efectivo, o de lo contrario, genera frustración, que es lo peor que puede pasar cuando se pone en marcha una herramienta informática.
En cuanto a la enseñanza de las ciencias, sugirió que haya vocación científica desde la escuela donde los niños deben recibir los conocimiento de matemática, física y biología de forma atractiva, de lo contrario el aprendizaje les será complicado. Abalde indicó que el profesorado que imparta esas asignaturas debe tener una formación pedagógica, didáctica y conocimientos científicos necesarios para una buena enseñanza.


COMENTARIOS