EEUU lucha por apoyo global contra Corea del Norte pese a dudas de Rusia y China

Donald Trump (AP Foto/Alex Brandon)
Donald Trump (AP Foto/Alex Brandon)

Washington.- Estados Unidos luchaba este jueves para mantener el apoyo internacional ante la amenaza nuclear de Corea del Norte, mientras Rusia advirtió que las sanciones contra Pyonyang han fracasado y China eludió dialogar sobre un embargo petrolero.

Washington advirtió que Corea del Norte será “totalmente destruido”, tras la tercera prueba norcoreana el miércoles de un misil balístico intercontinental (ICBM), que se cree es capaz de alcanzar cualquier punto de Estados Unidos.

El nuevo ensayo es una señal de que los esfuerzos del gobierno estadounidense para aislar al líder norcoreano Kim Jong-Un, golpear su economía y forzarlo a negociar han fracasado. También puso fin a un impasse dos meses sin pruebas de misiles norcoreanos, que había despertado esperanzas de un inicio de conversaciones diplomáticas.

Washington respondió pidiendo sanciones más duras contra Pyongyang durante una reunión del Consejo de Seguridad el miércoles, mientras el presidente Donald Trump comenzó este jueves a quejarse de China.

“El enviado chino, quien acaba de regresar de Corea del Norte, parece no haber tenido ningún impacto en el ‘pequeño hombre cohete'”, escribió el mandatario en Twitter, aludiendo Kim, a quien también calificó de “cachorro enfermo” y amenazó con nuevas sanciones.

Embargo petrolero sí, embargo petrolero no De su lado, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, reiteró un llamado a favor del embargo petrolero al recibir en Washington a su homólogo de Alemania, Sigmar Gabriel, quien anunció el retiro de personal diplomático alemán de Pyongyang para aumentar las “presiones” sobre ese país.

“Pienso que los chinos están haciendo mucho, pero también pensamos que pueden hacer más con el petróleo. Realmente les pedimos que corten más el suministro de petróleo”, dijo Tillerson. “Fue el arma más eficaz la última vez que los norcoreanos se sentaron a la mesa de negociaciones”, añadió.

La embajadora de Washington ante la ONU, Nikki Haley, dijo que Trump había hablado con el presidente chino, Xi Jinping, y lo había instado a cortar todo el suministro de petróleo a Corea del Norte. Estados Unidos ya presionó por un embargo petróleo a los norcoreanos después de que probara en septiembre su más poderosa bomba nuclear hasta esa fecha, pero retiró esta demanda en las negociaciones con China para una resolución.

Pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de China eludió las preguntas sobre el llamado estadounidense a un embargo petrolero, y su portavoz Geng Shuang se limitó a decir a los reporteros que Pekín acata las resoluciones de la ONU y respalda la desnuclearización de la península coreana.

Pekín ha apoyado una serie de sanciones que incluyen la prohibición de las importaciones de carbón, mineral de hierro y mariscos norcoreanos. La ONU también prohibió la contratación de trabajadores norcoreanos y limitó las exportaciones de productos refinados de petróleo.

Sin embargo, se ha negado a cerrar el oleoducto que envía crudo a Corea del Norte. Pekín teme que la adopción de medidas más duras haga colapsar al régimen norcoreano, desencadene una crisis de refugiados en su frontera con el Norte y elimine una barrera estratégica que separa a China del ejército estadounidense en Corea del Sur.