EEUU reconoce el cuestionado triunfo de Hernández en Honduras

Juan Orlando Hernández.
Juan Orlando Hernández.

Washington.- Estados Unidos reconoció hoy la reelección del presidente Juan Orlando Hernández en Honduras y llamó a revisar cualquier impugnación y a entablar un “robusto diálogo nacional”, tras unos comicios marcados por sospechas de fraude y masivas protestas.

Salvador Nasralla, el candidato de la izquierda declarado el domingo perdedor por 1,5% de diferencia, anunció su retiro de la política al conocer el apoyo del gobierno de Donald Trump a Hernández.

“Ya con la decisión de Estados Unidos yo quedo fuera de escena”, declaró al canal HCH el popular presentador de televisión de 64 años, candidato de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura en las elecciones del 26 de noviembre.

Sin embargo, Nasralla, que viajó esta semana a Washington para denunciar un supuesto fraude electoral y pidió una nueva votación, indicó que aún espera ver qué acción tomará la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general, Luis Almagro, propuso celebrar nuevos comicios.

Nasralla dijo que la OEA puede convocar a su Consejo Permanente en enero para conocer las posibilidades de instar a la repetición de las presidenciales. Observadores electorales de la OEA y de la Unión Europea (UE) dieron cuenta de irregularidades en la votación, tras la cual se desataron violentas manifestaciones callejeras que dejaron al menos 12 muertos, según organismos internacionales.

Nasralla, que prevé volver a sus programas deportivos en el principal consorcio televisivo del país, anunció que a partir de la declaración de Washington queda “destruida” la coalición coordinada por el presidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009 y quien ha convocado a protestar en las calles contra el “robo” en las elecciones.

“Navidad de resistencia”. Este viernes el país recobraba la calma tras el caos, aunque manifestantes de la Alianza hicieron tres intentos de bloqueos en la capital que fueron neutralizados por la policía.

Zelaya, que encabezaba uno de los grupos desalojados, minimizó el efecto del reconocimiento de Estados Unidos. “Nosotros vamos a seguir permanentemente en las calles, no tenemos por qué rendirnos”, afirmó. “Es Navidad en resistencia”, dijo a UneTV, al señalar que “el embajador de Estados Unidos en Honduras se llama Juan Orlando Hernández”.

El gobierno de Hernández, un aliado cercano de Washington en la región, votó el jueves en contra de una resolución de la ONU que condena la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

“Felicitamos al presidente Juan Orlando Hernández por su victoria en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre, según lo declarado por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE)”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

“Hacemos un llamado al TSE para que revise de manera transparente y completa cualquier impugnación presentada por los partidos políticos”, señaló la portavoz Heather Nauert. También pidió evitar la violencia y urgió al gobierno a garantizar que las fuerzas de seguridad respeten los derechos de los manifestantes pacíficos, con miras a “sanar la división política”.

“Decisión esperada”. “Los estrechos resultados electorales, las irregularidades identificadas por las misiones de observación electoral de la OEA y de la UE y las fuertes reacciones de los hondureños en todo el espectro político subrayan la necesidad de un robusto diálogo nacional”, apuntó Nauert.

Hernández inició un diálogo con diferentes sectores para tratar de restablecer la paz, pero sus opositores lo rechazan asegurando que busca “legitimarse”. “La decisión de la administración Trump era esperada”, opinó Michael Shifter, presidente del centro de análisis Diálogo Interamericano, subrayando que solo Almagro y algunos legisladores estadounidenses opositores a Trump apoyaban nuevas elecciones.

Shifter anticipó que la violencia callejera continuará de manera esporádica, así como la crisis de gobernabilidad. “Si Hernández se involucra en un diálogo genuino con la oposición y busca reformas significativas podría ayudar a calmar las cosas. Pero al final permanecerá en el poder en un segundo mandato muy controvertido”, dijo a AFP.

La estabilidad en Honduras, así como en otros países de Centroamérica, es “de interés nacional” para Estados Unidos, cuyos contribuyentes invirtieron cientos de millones de dólares en programas de asistencia a la región, recordaron congresistas demócratas en una carta el jueves al Departamento de Estado. EEUU-Honduras-diplomacia-política AFP