Eficacia como eje de reforma fiscal

La DGII exhibe oronda los resultados de sus esfuerzos por disminuir la evasión, que tiene en este país índices alarmantes. Ha logrado incrementar las recaudaciones sin crear nuevos gravámenes ni modificar los existentes. Sus criterios de eficacia recaudadora que ha aplicado han funcionado bien, pero bajo ningún concepto podemos dar por solucionado el mayúsculo problema fiscal qie tenemos. La eficacia y los logros obtenidos en términos de recaudaciones y reducción de la evasión deben ser vistos solo como uno de los ejes de la solución.
En el contexto fiscal, el éxito de la eficacia recaudadora tendría pocos méritos sin un control riguroso del gasto público y su calidad como elemento de desarrollo. Equilibrar la eficacia en la captación de tributos con la calidad de la inversión del dinero del erario es una tarea pendiente que no podemos soslayar por mucho que mejoren las recaudaciones. Aquí hay una estructura tributaria y un régimen fiscal llenos de distorsiones y que no pueden esperar más por un pacto fiscal.
Ahora hay que marcharle con decisión a las exenciones sin razón de ser, las asimetrías de algunas tasas impositivas, a la simplificación de los requisitos necesarios para la formalización y cortarle aún más las alas a la evasión. La DGII ha avanzado bastante en los objetivos de gestión, pero hay que ir por mucho más.

Trabajar para ganarle al cáncer

La lucha contra el cáncer es una de las más difíciles, pues aunque la voluntad de los afectados ayuda, los costos no cubiertos para la inmensa masa pobre limita el éxito de cualquier campaña en pro de atacar este mal terminal. Son una inmensa mayoría los ciudadanos que carecen de medios para cubrir los elevadísimos costos de procedimientos y medicinas. Aunque el Estado se ha interesado por estas carencias y aporta para cubrir programas, los recursos se quedan cortos ante la alta demanda de los pacientes.
La voluntad de luchar para vencer el cáncer, necesariamente necesita más apoyo en recursos y oportunidades de acceso a lo que se necesita para lograr el éxito de las terapias. Cada vez más gente necesita de la mano amiga que la ponga al alcance de lo que para muchos es tarea imposible.


COMENTARIOS