El 77% de países más poblados restringe religión

Gary Doxey durante su exposición en el simposio religios

Para el director del Centro Internacional de Estudios de Derecho y Religión, de Estados Unidos, Gary Doxey, es muy preocupante que todavía en el 77% de los países de mayor población sus ciudadanos tengan restricciones religiosas, lo que podría aumentar en los próximos años.
Hizo la denuncia en el Primer Simposio de Libertad Religiosa del Caribe, donde recordó que ese derecho permite a las personas salvaguardar y conservar sus creencias y expresarlas sin temor a ser perseguidas o a que les violen sus derechos de ciudadanía.
La actividad fue organizada por la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.
Al dictar la conferencia “La importancia de la libertad religiosa en la sociedad” Doxey afirmó que la libertad de cultos ayuda a proteger los derechos civiles y políticos, la conciencia como base esencial de toda opinión pública y política, y la dimensión espiritual de la humanidad que es el núcleo de la identidad del individuo y de la comunidad.
Dijo que ese es el primer y más antiguo de los derechos protegidos de manera legal, del cual nacieron las demás libertades y que la libertad de prensa resultó de la lucha por publicar la Biblia, la de expresión para proteger la expresión de los disidentes religiosos.
Citó que la de reunión y de asociación de los esfuerzos de las minorias para sus cultos, producto de la lucha histórica que ha vivido la humanidad por defender la libertad de religión.

Doxey aseguró que la religión aporta una valiosa contribución a la sociedad y motiva los más importantes avances en la ética y en la moral.
El Estado. La vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández expresó en la actividad que el Estado juega un papel importante en el fortalecimiento de los espacios donde la religión incide,
“Si queremos una sociedad menos violenta, hay que hacer de la paz el pan nuestro de cada día y destruir para siempre el odio religioso sembrando la semilla de un camino de prosperidad”.
Felicitó a la universidad por el Centro de Investigación y Estudios de Religión.


COMENTARIOS