El Alfa no teme al fracaso; dice ya es costumbre se subestime a urbanos

5C_¡Alegría!_01_5,p01

Algo que siempre ha caracterizado a muchos de los intérpretes de música urbana es su espíritu competitivo, la tiradera musical que en muchos casos trasciende a lo personal y la competencia del que más tenga. Aunque el cantante El Alfa tiene muchos seguidores y colegas que lo quieren ver triunfar y crecer musicalmente, para nadie es un secreto que hay otros que desean lo contario.
Y es por ello que el intérprete dice que a pesar de lo que muchos esperan, no le da miedo a fracasar el próximo 2 de septiembre en su concierto en El Palacio de los Deportes.
“Con lo que yo veo que estoy logrando fuera de República Dominicana no me da ningún tipo de miedo, yo pude convencer al dominicano que es el ser más complicado que puede haber en todo sentido. Yo vengo recibiendo rechazo desde que inicié mi carrera y yo he visto gente diciendo cosas como que no apoyan la música urbana y hoy en día cuando quieren ‘rating’ saben lo que tienen que hacer”.
El cantante, quien tendrá entre sus invitados internacionales a Farruko, Bryant Myers, J Alvarez, Tito El Bambino, Noriel y Jon Z, dice que no le hace caso a las críticas ni a los que aseguran que si llena el Palacio será gracias a los artistas que lo acompañarán, ya que a los conciertos de los urbanos puertorriqueños también van muchos invitados y a ellos no se les critica.
El músico dijo que la persona que no se adapte a los cambios se quedará detrás ya que todo evoluciona. “El que no innova se va a quedar detrás y tendrá que ver a los otros triunfando, si El Alfa no va al Palacio de los Deportes van a tener que ir a ver a un internacional a un boricua o a un colombiano y el dominicano se siente mejor yendo a ver a un artista de afuera que a uno de ellos”, apuntó.
También destacó que tiene tres meses que no toca en el país, sino fuera y que en ese tiempo se ha dado cuenta del apoyo que está recibiendo su carrera no solo por los dominicanos radicados en lugares como Argentina, Chile, y Estados Unidos, sino de los nativos de esas naciones que van a sus conciertos y cantan sus canciones.