El año 2017 y la convivencia social

La mirada a lo que ocurre en la vida social desde la cotidianidad de la población, sus problemas sociales y procesos de cambio difícilmente se puede reducir a un corte de un año. Todo lo que ha ocurrido este año responde social y culturalmente a matrices y tendencias de años anteriores.
En este artículo reflexionamos sobre algunos elementos socio-culturales presentes en la cotidianidad de este año desde el trabajo de campo en varias comunidades del país. Algunos de estos son:
a) Convivencia cotidiana ambigua en la que se entremezclan la cohesión y la conflictividad social en las relaciones sociales.
b) Solidaridad y apoyo entre las personas en las comunidades en casos de enfermedad, dificultades económicas, entre otros.
c) Vivencia del gozo y la alegría desde el aquí y ahora- la lógica de vivir el presente.
d) Violencia de género-feminicidios. Este año se han presentado casos dramáticos de escándalo nacional de feminicidios que reflejan la gravedad del problema de violencia de género en la cotidianidad.
e) Abuso sexual hacia la niñez y adolescencia. Este fenómeno está muy presente su legitimación y ocultamiento invisibilizan su magnitud real.
f) Intolerancia hacia la cultura juvenil desde espacios familiares, escolares y sociales convive con manifestaciones culturales creativas generadoras de cambios..
g) Consumo de alcohol, marihuana y tabaco con mezclas caseras continuas en la niñez, adolescencia y juventud.
h) Maltrato, violaciones de derechos y desprotección de la niñez y adolescencia desde las familias, espacios escolares y sociales.
i) Intolerancia hacia la diversidad sexual se entremezcla con la apertura de las nuevas generaciones hacia los derechos de las personas con opciones sexuales distintas.
j) Racismo y empoderamiento ante la negritud conviven en la cotidianidad. La convivencia de expresiones racistas y antihaitianas se entremezclan con manifestaciones culturales que favorecen el empoderamiento desde la negritud y la identidad cultura afrocaribeña.
Un año 2017 de luces y sombras nos deja grandes retos para el próximo 2018. Uno de los principales retos es la lectura a la realidad social desvinculada de prejuicios y estigmas tanto desde la opinión pública como desde las instituciones gubernamentales, privadas y no-gubernamentales que tienen influencia y poder de decisión sobre estos ámbitos de la vida social y cultural de nuestro país.
Los factores de cambio están presentes en nuestra realidad y conviven con los problemas descritos, procesos educativos dirigidos a generar equidad de género, reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos y de la niñez y adolescencia pueden favorecer a la disminución y erradicación de muchos de estos problemas así como al empoderamiento de niños, niñas, adolescentes y jóvenes sobre su cuerpo, identidad y responsabilidad social.


COMENTARIOS