El árbitro panameño John Pitti vive su propia fiesta mundialista

Foto: Fuente externa
Foto: Fuente externa

Panamá. En Panamá la clasificación al Mundial de fútbol Rusia 2018 sigue siendo el logro deportivo más importante de 2017 a nivel nacional, pero paralelo a esta alegría se encuentra la historia del árbitro panameño John Pitti, quien consolida un sueño inesperado… pitar en la cita universal.

Pitti, quien imparte la cátedra de educación física en Lajero Arriba en la Comarca Ngäbe Buglé en su natal provincia de Chiriquí, manifestó a Acan-Efe que en sus 16 años de carrera nunca pensó llegar a estar en este momento.

“Te debo ser honesto, la respuesta es no. Cuando iniciamos la carrera, obviamente nos llamaba la atención, pero no teníamos esa dimensión de lo grande y bonita que es esta carrera y mucho menos de lo que podíamos llegar a lograr”, señaló el panameño.

John Pitti -quien es oriundo de San Carlitos, David, Chiriquí (a 462.6 kilómetros de la capital panameña), una provincia que su pasión es el béisbol- señaló que en su momento también se calzó el guante y jugó a este deporte en pequeñas ligas, pero sus estudios lo llevaron a convertirse en árbitro de fútbol.

“Empecé mi carrera de educación física en la Universidad Autónoma de Chiriquí. En ese entonces el profesor Alberto Williams era quien daba la cátedra de fútbol, parte de la asignatura eran las reglas del juego y el arbitraje, eso fue el punto de inicio de mi carrera como árbitro”, mencionó.

En su trayectoria como colegiado de fútbol, Pitti tiene un partido que marcó su andar por las canchas, y ese duelo fue la ida de las semifinales de la Liga de Campeones de Concacaf en 2015 entre Águilas del América y Herediano. “Este fue un partido que me dejó un gran aprendizaje en mi carrera.

Fue muy difícil, había alrededor mío una situación familiar, que hoy puedo decir que nunca debí llevar ese partido, pero uno se compromete con el arbitraje, de manera que uno hace excepciones”, señaló.

Pitti confesó que la situación familiar por la que pasaba en ese momento era la muerte de su padre. “En este momento pienso que tenía razones de mucho peso para no ir. La razón principal por la cual no debía ir fue que el nombramiento para el partido me lo dieron a conocer una hora después de que mi padre había fallecido”, manifestó.

“El juego de América y Herediano se dio ocho días después de haber enterrado a mi padre y por eso, con mucho respeto a la gente del fútbol y a la memoria de mi padre, no fue lo mejor aceptar ese partido”, agregó.

El partido pitado por Pitti terminó 3-0 a favor del América mexicano sobre el Herediano de Costa Rica, y a pesar de que no tuvo influencia en el marcador, los medios impresos mexicanos y ticos catalogaron de malo el trabajo del panameño.

Sobre cómo se maneja la presión al momento de trabajar en un partido, Pitti indicó que “es motivante para trabajar. Ver un estadio lleno y con mucho colorido te anima a dar lo mejor”.

“En esos ambientes uno aprende a trabajar, a cómo manejar la situación. Ese colorido te empuja a dar lo mejor de ti, porque eso te dice que el escenario está listo para un gran partido”, comentó. El panameño no tiene favoritismo sobre tomar parte en un partido en especial en Rusia 2018, pero sí tiene trazada una meta, llegar a estar en la final, y como árbitro principal.

“El partido que nos den va a ser el mejor partido, porque igual estamos en la máxima cita, pero siempre cuando voy a un torneo, al igual que los otros árbitros, el objetivo es llegar a la final. El árbitro que va a un torneo y no tiene en su mente pitar la final, podemos decir en buen panameño, fue a pasear”, sostuvo.

El panameño no sabe qué rol jugará en el Mundial, debido a que hay tres papeles en la cita mundialista. “Hay tres roles en este tiempo para los árbitros.

Habrá árbitro de vídeo, soporte o árbitro. Yo quiero trabajar como árbitro”, comentó. En cuanto a su carrera como árbitro de fútbol, Pitti dejó claro que dependerá de su labor en la cita mundialista si cuelga el pito o sigue. “Mi carrera estará condicionada a lo que suceda en este Mundial, dependiendo de lo que pase, esperamos que sea exitoso.

Tomaré la decisión de seguir trabajando para el próximo proceso o puedo decidir ponerle fin a mi carrera como árbitro”, señaló este profesor chiricano de 39 años. Pitti tiene como norte, a pesar de muchas de las limitaciones y de compartir el trabajo de educador con el de árbitro, siempre mejorar y superarse para cada juego.

“Siempre me preparo de la mejor manera, para los partidos que te toquen. Por ejemplo, si tengo partido para el fin de semana del torneo local, durante toda la semana centro mi preparación para ese partido”, dijo. En estos momentos el árbitro está por completar los cursos en inglés. “Es obligatorio el idioma inglés en los árbitros Fifa.

Ya tomé el primer nivel el pasado mes de noviembre en Emiratos Árabe Unidos y el segundo curso será en Catar, la primera semana de febrero”, señaló. Pitti mira con buenos ojos la llegada del árbitro asistente de vídeo (VAR por sus siglas en inglés) y siente que ha nacido con la finalidad de minimizar límites.

“Hay situaciones del fútbol moderno que nos limitan, jugadas en centésimas de segundo, que el ojo humano no percibe, aunque esté bien posicionado, entonces ahí entra el VAR para llevarnos hasta más allá de los límites humanos”, subrayó. Pitti será el segundo árbitro panameño en estar en una cita mundialista.

Su precedente es Roberto Moreno, quien actuó en Brasil 2014. “Es un honor representar a Panamá, como árbitro, en un mundial de fútbol”, expresó.

El panameño John Pitti, junto a los árbitros Jair Marrufo (Estados Unidos), Ricardo Montero (Costa Rica), Mark Geiger (Estados Unidos), Joel Aguilar (El Salvador) y César Ramos (México) son los árbitros de Concacaf que aparecen en la lista de 36 jueces que participarán en la cita mundialista de Rusia 2018.