El Chocal, una empresa de emprendedoras que aporta a la economía de Palmar Grande

Integrantes de la microempresa mientras trabajan con el chocolate.

Palmar Grande. Altamira. Puerto Plata
El proyecto Chocolate de la Cuenca de Altamira (Chocal) se ha convertido en la espina dorsal del desarrollo económico de este municipio, porque sus operaciones mueven más de tres millones de pesos al mes.
La pequeña empresa está dirigida por 40 mujeres emprendedoras y constituye la base principal de la generación de empleos en esta comunidad.
La vicepresidenta de Chocal, Noemí Crisóstomo Cabrera, recordó que este proyecto surgió en el 2007 a cargo de 30 mujeres de Palmar Grande, las cuales comenzaron el proceso de la transformación del cacao para dar valor agregado a los productos agrícolas que se “perdían en nuestra comunidad”.
Crisóstomo Cabrera dijo que el proyecto inició con el apoyo de la Agencia para el Desarrollo de los Estados Unidos (Usaid) y por la Fundación de Desarrollo Loma y Salud de Altamira (Fundelosa).
Explicó que la Usaid “nos proporcionó los fondos para la adquisición de nuestras instalaciones, la asignación de técnicos que nos orientaron al respecto, y para la compra de maquinarias y equipos que utilizamos para elaborar diversos productos a base del cacao inorgánico”.
Pero el despegue del proyecto comenzó en el 2010, de la mano del proyecto “Corazón Dominicano” del Centro Cuesta Nacional (CCN), lo que ha permitido que los productos que elaboran en Chocal se distribuyan en los supermercados de esta empresa.
Entre estos productos se citan las bolas artesanales de cacao, cocoa, chocolate, y vinos en ocho variedades de cacao.
Asimismo recordó que iniciaron con 30 mujeres, pero que al poco tiempo esa cantidad se redujo a casi la mitad, ya que muchas desertaron al entender que este proyecto no tenía futuro, ya que el pesimismo las venció al no tener fe en este tipo de inversión.
Esta iniciativa se consolidó en el 2013 cuando el presidente Danilo Medina giró una visita sorpresa al proyecto Chocal y dispuso un préstamos de RD$12 millones a través del Banco Agrícola.
Sostuvo que hasta ahora han podido honrar con los pagos mensuales con dicha institución bancaria.
La producción. El Chocal tienen capacidad para procesar diez quintales de cacao diariamente, pero como ahora mismo están trabajando en base a las demandas de sus productos, solo funcionan en base a 30 quintales por día, afirmó Crisóstomo Cabrera al destacar que esas operaciones benefician a los cacaotaleros de Altamira, quienes no tienen que salir a otros mercados a comercializar sus productos.
De igual modo explicó que la materia prima que utilizan para elaborar los productos llega por un convenio que tienen pactado con la Asociación de Productores de Cacao Orgánico del Norte (Asoprocon), “lo que nos obliga a defender el Medio Ambiente, porque mientras menos utilicemos productos elaborados a bese de pesticidas y químicos, menos daños haremos a la naturaleza y a la vida humana”.
El proceso de producción se lleva a cabo de lunes a viernes de cada semana, dos grupos de trabajadoras, las cuales cubren los horarios que están divididos de 7:00 de la mañana a 2:00 de la tarde, y desde esa hora hasta las 6:00 de la tarde.
Una mirada turística. Crisóstomo Cabrera también expresó que ha sido tanto el éxito que han tenido, que a diario reciben excursiones de estudiantes y de turistas que vacacionan en los hoteles de la costa Norte.
En el momento en que los periodista conversaban con las representantes del Chocal llegó un grupo de estudiantes del colegio Bautista de Puerto Plata y varios turistas de Canadá que verificaron el proceso.


COMENTARIOS