El constante picoteo

El picoteo surge como una necesidad de aplacar el hambre mientras se espera la cena

Por lo general, las comidas asociadas a estas celebraciones navideñas suelen venir precedidas de un picoteo de duración y cantidades variables. La acción del picotear consiste en comer de cuando en cuando, fuera de las principales comidas y no solo depende del tipo de alimentos que comamos, sino también de la forma en que lo hacemos.
El picoteo surge como una necesidad de aplacar el hambre que aparece entre las comidas mencionadas, o bien, como consecuencia de un estado de ansiedad, que no obedece a la necesidad orgánica de comer, sino a la necesidad emocional de llevar algo a la boca o de masticar.
El término «picar», consiste, según el Diccionario de la Real Academia Española, en tomar una porción ligera de un alimento y, «comiscar o comisquear», se define como comer a menudo de varias cosas, en pocas cantidades. Picotear no es un problema para la salud si elegimos algo saludable para picar, si somos conscientes de la cantidad de alimentos que estamos picando o si se trata de un aperitivo y tenemos en cuenta la cantidad consumida para no incluirla en el almuerzo o cena. ¿Cuándo se vuelve un problema? si mientras estamos cocinando vamos picoteando de todo aquello que preparamos, de forma automática, y perdemos el control sobre la cantidad ingerida. Esto puede formar parte una «hiperfagia o polifagia adictiva», muy relacionada con la bulimia.


COMENTARIOS