El consumo de heroína ha estado creciendo en el país

El pais.Entrevista a la doctora  Mercedes Ivelisse Germán. Encargada de Tratamiento Consejo Nacional de Drogas, Santo Domingo.Hoy/Pablo Matos      6-07-2018
El pais.Entrevista a la doctora Mercedes Ivelisse Germán. Encargada de Tratamiento Consejo Nacional de Drogas, Santo Domingo.Hoy/Pablo Matos 6-07-2018

Los consumidores de heroína han ido aumentando en el país al punto que se han identificado varios “hospitalitos” o centros de “cura” en el sector Capotillo del Distrito Nacional, las provincias de Puerto Plata, Duarte y Santiago.
Allí, en condiciones hacinadas, usuarios de esta droga se inyectan con una misma jeringuilla, lo que sumado a prácticas sexuales desprotegidas, aumenta los factores de riesgos a enfermedades de transmisión sexual, tal como el VIH, Hepatitis C y otras.
Según explica Mercedes Germán Ledesma, psiquiatra encargada de Tratamiento y Rehabilitación del Consejo Nacional de Drogas (CND), esta realidad llevó a que entidades nacionales y apoyo internacional iniciar una investigación con usuarios para tratamiento asistido con un medicamento a partir de la combinación de buprenorfina y naloxona, que funciona como un inhibidor.

De manera preliminar, los resultados son positivos, pues los pacientes han logrado ser insertados socialmente y reducir la dependencia. El proyecto se inició con 59 pacientes y quedan 39. Germán estima que el nivel de retención es alto para ese tipo de programa.
El proyecto se llama “Modelo de Tratamiento Asistido por Medicamentos y Atención Integral al VIH, para Personas dependientes de drogas opioides (heroína), en la República Dominicana”. Es supervisada por la Universidad de Puerto Rico y lleva un año de trabajo y faltan seis meses.
Los pacientes reciben el medicamento de forma ambulatoria en el hospital Moscoso Puello y si requieren ingreso van a centros especializados.
Germán explicó que la investigación fue aprobada por el Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios) porque aunque el medicamento ha sido eficaz fuera del país, había que diseñar el protocolo local.
Perfil. Germán recuerda que el consumo de heroína empezó a aumentar en el país a partir en 2005 y en 2013 se determinó una cantidad de usuarios de alrededor de 2,500, cifra que ha ido creciendo. Señaló que las provincias de Santiago y Puerto Plata fueron inicialmente los lugares donde se encontraron los primeros pacientes, mayoría procedentes de Estados Unidos, clase media e inteligentes.
Indicó que menos del 10% de los adictos busca tratamiento y los de heroína salen del programa cuando comienza el síndrome de abstinencia, de ahí que nace la posibilidad de tratamiento con medicamento.
Una enfermedad. Explicó que al grado de pendencia de la heroína es muy alto y además del riesgo a enfermedades, los pacientes se desvinculan de sus familias y se quedan en las casas llamadas “hospitalitos”, donde van a inyectarse y a veces se quedan todo el día. La psiquiatra acotó que la adicción a las drogas es una una enfermedad y esas personas tienen derecho a un tratamiento, el cual la evidencia científica ha demostrado que funciona.
“La dependencia la vemos como una enfermedad crónica, igual que la hipertensión y la diabetes. Entonces ¿qué conseguimos dando este fármaco a los usuarios de esta sustancia? que se integren y tengan una vida normal”, expresó.

También su costo es alto al punto de que tienen testimonio de usuarios que gastaban hasta 2,000 pesos diario para inyectarse varias veces al día.
Germán destacó el apoyo de las familias a las personas en el tratamiento, ya que son muy afectadas por las conductas de sus parientes. “El hecho de que no están robando en la calle, que estén trabajando, con su familia, eso la sociedad lo siente y valora y que se respetando un derecho humano como el de la salud”.

Buscar desertores. Como parte de la investigación, Germán explicó que buscarán los desertores a través de sus pares, es decir, usuarios que participan en el programa y que conoce esos lugares y pueden entrar.
Germán indicó que los vendedores cooperan para que los usuarios en crisis busquen ayuda, ya que a ellos les representan un problema pues no cuentan con recursos y se ponen violentos.
Según el reporte preliminar, algunos usuarios han manifestado preocupación por la suerte del tratamiento una vez culmine la investigación, ya que no podrían cubrir el medicamento por su alto costo e incluso no se vende en el país, por lo que habría que importarlo.


COMENTARIOS