El convidado de piedra

001

En la boda de la hija del presidente Danilo Medina Leonel Fernández fue un “convidado de piedra”. Pese al cinismo, pese al teatro, se le traslucía en el rostro el rictus del amargado.
Leonel ha pasado por momentos semejantes, como por ejemplo cuando lo obligaron a asistir a la proclamación de la reelección de Danilo Medina y su imagen sombría lo hacía aparecer como un preso de confianza. Estaba allí, el dato era totalmente indiferente a cualquier esfuerzo de explicación; pero al reducir la imagen del personaje, el Leonel Fernández que percibíamos era como un instrumento de ocultamiento de su propio ser. Por eso yo escribí entonces un artículo que tomaba el nombre de una bachata célebre: “Estoy aquí, pero no soy yo”.
En la lectura semiótica de las fotos de la proclamación a la reelección de Danilo Medina, el 31 de enero del 2016, Leonel expresaba compulsión, incluso miedo al Danilo Medina cuya ambición desmedida le demostró con hechos de lo que era capaz, y al sucio manejo del poder con el que lo acorraló como a una rata. Mirando el espectáculo de la proclamación del candidato-presidente vine a toparme con la perversión de la realidad: aquel hombre mustio y entruñado podía cantar auténticamente: “estoy aquí, pero no soy yo”, y se le podía leer en el rostro contraído, en el rostro marchito y su tristeza, en la extraña conjunción de un ser que puede ser mirado, estar ahí; y, al mismo tiempo, ser un ausente. Algunos no estarán de acuerdo con mi análisis de entonces, pero el escenario de la proclamación a la reelección de Danilo Medina en el 2016 fue un derroche del más fino teatro, en el cual el verdadero triunfador fue Leonel Fernández, porque irradió un mensaje que fue más allá del dato sensible, y pudo modificar la realidad.
Pero la mejor forma de entenderlo es leyendo el mensaje de ahora, particularmente la fotografía de José Ramón Peralta intentando abrazar a Leonel, y el desprecio inocultable de un gesto de rechazo explícito. Si en el PLD hay alguien capaz de conocer una construcción de carácter semiótico, es Leonel Fernández. La semiótica estudia los diferentes sistemas de signos que permiten la comunicación en la vida en sociedad, el modo en que se producen, y el valor de los símbolos con que se actúa. Desde el libro de Ferdinand de Saussure “Curso de lingüística general”, en el 1916; es una disciplina en desarrollo, y conocerla nos permite leer edificios, gestos, forma de vestir, signos, claves, actos de poder, elipsis, y un largo etcétera. La semiótica, pues, nos permite ver en esa foto lo que Leonel piensa. José Ramón Peralta intenta acercársele, abre los dos brazos para abrazarlo. Leonel Fernández permanece distante, con el rostro contraído, esquivando la mirada, con los ojos fijos en la nada, levemente volteados hacia la derecha, los dos brazos hacia abajo como si tuvieran un peso indeseado. Todo el mundo tiene un muro que lo rodea, recinto de afectos que se abre al saludar con cariño a una persona estimada, cuando los brazos se abren para saludar ése muro se cae; José Ramón Peralta se ve en la foto intentando penetrar el yo íntimo del ser que tiene delante, pero Leonel no lo deja entrar, es claro que no le permite entrar a la esfera de su intimidad, a sus afectos.
Hay un dolor púdicamente indefinido que se le caía de la cara, un hombre dolido aguándole la fiesta al otro que finge agradarlo. El teatro, el cinismo con que se actúa en política llega aquí al extremo de la repugnancia.
Leonel lo dejó prendido a la pantomima de su benevolencia, recordando, talvez, a Quirino; talvez a la humillación, talvez al zarandeo y al escupitajo del poder.
Los teatristas llaman “extracotidianidad” a toda la atmósfera en la que se mueve el actor. José Ramón Peralta es un pésimo actor, y Leonel Fernández le rompió el libretico. Miren la foto, no dejen de mirarla; y semióticamente entenderán mucho de la degradación de la práctica política dominicana. Porque ése “Convidado de piedra”, habla.


COMENTARIOS