El crimen de género nos reta

La violencia de género, en todas sus manifestaciones, representa un desafío que nuestra sociedad tiene que afrontar por todas sus aristas. Mientras las autoridades trataban de dar con el paradero de la adolescente Emely Peguero Polanco, fueron encontrados los cadáveres de Dioskairy Gómez, de 18 años, en Fantino, Cotuí, y el de Rosalinda Yan Pérez, en Nigua, San Cristóbal. Aunque se trata de víctimas de hechos y circunstancias separadas, las unifica la presencia del común denominador de la violencia de género, un monstruo social que se ha reproducido en este país.
En el caso específico de Emely han estado presentes dos tipos de violencia: el embarazo precoz y un aborto inducido que le perforó el útero, según comprobó la experticia forense. Al margen, tenemos el elemento perturbador de los frecuentes feminicidios, generalmente seguidos por suicidio de la persona homicida. Hay que trabajar para dominar los factores que impiden detectar en las personas alguna tendencia hacia la comisión de actos de tanta barbarie. Tal vez sea prudente que las autoridades se valgan de especialistas para realizar en los hogares y las escuelas un trabajo dirigido a conseguir una mejor valoración del derecho de las personas a ser respetadas en su integridad. La frecuencia de casos desgarradores como los de estas tres jóvenes, indican que no estamos haciendo el mejor trabajo por la coexistencia.

Precavidos, pero sin alarma

La Oficina Nacional de Meteorología, el Ministerio de Salud Pública y otras entidades oficiales llaman a los ciudadanos a mantenerse atentos a los informes sobre la evolución del huracán Irma, cuya trayectoria lo llevaría a la zona del Caribe y eventualmente podría afectar a nuestro país. Estos organismos llaman a estar atentos, sin alarma, para enfrentar cualquier contingencia derivada del posible paso del fenómeno por alguna parte del territorio nacional, o por perturbaciones atmosféricas propias de la temporada ciclónica, que ha entrado en su etapa más activa.

Entre otras precauciones, las autoridades aconsejan revisar puertas y ventanas, retirar de techos y patios objetos que puedan ser abatidos por el viento y otras medidas similares. Y sobre todo, hacer caso únicamente a los boletines oficiales sobre el curso del huracán.


COMENTARIOS