El destino de España cambió

Amparo Chantada Gonzalez

El pasado viernes se conmemoró una de las fechas más importantes de la historia contemporánea de España: la proclamación de la Segunda República Española, el 14 de abril de 1931.
Como lo recuerda la Historia, el almirante Aznar dijo ese día a la prensa “el país se había acostado monárquico y se había levantado republicano”. Hagamos memoria: En enero de 1930, Primo de Rivera había puesto fin a su dictadura y el rey Alfonso XIII había encargado al general Dámaso Berenguer la formación de un Gobierno que devolviera progresivamente el Estado a la senda constitucional, momento que se conoció como la ‘dictablanda’. Este gobierno fracasó, no consiguió implantar en su totalidad la Constitución de 1876 y tampoco logró convocar elecciones. En diciembre de 1930 se produce la sublevación de Jaca y el Rey encarga, el 18 de febrero de 1931, la formación de un nuevo Gobierno al almirante Juan Bautista Aznar. El gobierno de Aznar, formado por antiguos miembros de los partidos dinásticos (Liberal y Conservador) organiza los comicios. Se convocaron elecciones municipales para el domingo 12 de abril de 1931 y el resultado fue negativo para la monarquía, no así para las candidaturas republicanas que se hicieron con el control de 41 capitales de provincia y en la capital, Madrid, salieron elegidos 30 concejales republicanos frente a 20 monárquicos. La Segunda República no había llegado por un alzamiento militar, ni siquiera por una revolución organizada: fue la consecuencia de una movilización popular en un momento en que la monarquía había perdido su base social y parte del apoyo institucional, España quería progreso y modernidad. Durante la mañana del 14 de abril de 1931, el Conde de Romanones, que era ministro de Estado, se reunió con el republicano Niceto Alcalá-Zamora para buscar una solución que permitiera sobrevivir a la monarquía, pero llegaron las primeras proclamaciones de la República, primero en Eibar (Guipúzcoa) y después, la proclamación del Estado Catalán que Francesc Macià había hecho desde el balcón de la Generalitat en Barcelona, detrás, se izaron las primeras banderas tricolores en particular, en Madrid y la gente se congregó en la Puerta del Sol. El comité revolucionario integrado por republicanos y socialistas se dirigió también a la Puerta del Sol, donde se constituyó el Gobierno provisional de la República Española, designando a Niceto Alcalá-Zamora como Presidente. El rey, a las ocho de la tarde del día 14 de Abril de 1931, emprendía su marcha hacía el exilio. Los hechos tan pacíficos sucedidos el 14 de abril de 1931 tienen un desenlace fatal provocado por el golpe militar contra la República. Este iba a ensangrentar el país, dislocar familias y mutilar muchos destinos, entre ellos, Antonio Machado, Miguel Hernández, Federico García Lorca y mi padre.


COMENTARIOS