El escándalo del nuevo capitalismo

-3 de 3-
En el segundo caso, los triunfos y éxitos, han venido después de muchos años de labor, perseverancia, constancia y por el concepto de madurez de saber esperar, manteniéndose honestos. Lo sucedido es el producto del haber querido incorporarnos a la realidad de lo que se llama la economía moderna, que es una selva, donde triunfa, como es de suponer, la fiera más fuerte, donde los usos, costumbres y práctica del mundo capitalismo tiene novedosas e intricadas modalidades difíciles de descifrar y del combatir con armas convencionales, como lo es el criminal tráfico de drogas y el contrabando que hace ricos rápidamente, destruyendo al Estado y a la sociedad.
Lo importante, ahora es deslindar bien el terreno que pisamos y saber descubrir a tiempo los aspectos constructivos que nos servirán para conquistar el mundo internacional de los negocios, planteándonos, si las estructuras que poseemos están en situaciones de enfrentar estos fenómenos impredecibles que se valen los lobos de la moderna economía, sobre todo sabiendo que la legislación dominicana tiene muchos baches y que algunos jueces no son muy dignos y que no existen formas de acelerar procesos y conflictos, y que continuamente aparecen figuras jurídicas y también capitalistas, que los leguleyos están continuamente implantando en nuestro país, para salirse con sus espurias pretensiones.
Hemos, pues, llegado a un punto que sí podemos asegurar que no nos encontramos retrasados, hemos sido muy dichos y tan eficaces como nuestros países vecinos, en copiar y mejorar las cosas más feas y peores del capitalismo, a pesar de nuestro oscurantismo económico y nuestra falta de esfuerzos para estudiar.


COMENTARIOS