El escándalo del nuevo capitalismo

1 de 3
Desde el nacimiento de la República en 1844, hasta nuestros días y partiendo de los últimos diez años, la economía dominicana ha venido modificándose y modernizándose paulatinamente, en tal forma que los viejos esquemas de política económica de los primeros gobiernos después de las tres etapas de subyugamientos que vivió nuestro país, colonia española, invasión haitiana, de nuevo España y por último el dominio de Estados Unidos de América, los cuales se caracterizaron por modelos conservadores y anticuados, se han experimentado cambios y se han realizado esfuerzos por parte de muchas de nuestras empresas que nos permiten poder decir que ha habido una verdadera demostración de adaptación y preparación para el futuro desarrollo de la nación, en parte por la ayuda de la bonanza económica nacional e internacional, que ha empujado al empresariado hacia una forma de actuar agresiva y audaz. Pero existen, sin embargo, muchas excepciones, tanto en el conglomerado privado como en el público, que sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que nuestro viejo capitalismo, hoy en día está bastante cerca de los demás países de su área, y a veces, casi igualado a otros menos próximos. Es pues notorio, el parecido de las estructuras empresariales y económicas de la República Dominicana con la de los países de nuestra geografía, lo que significa que el camino que tenemos por recorrer en muchos aspectos es paralelo al de nuestros vecinos más cercanos, si lo vemos con optimismo.


COMENTARIOS