El golpe de Estado de 1963, 54 años después

Al cumplirse los 54 años del golpe de Estado contra el Gobierno que encabezó Juan Bosch en 1963, las causas que generaron esa tragedia nacional, hoy más que nunca, deben ser conocidas por el pueblo dominicano, especialmente por la juventud de nuestro país y las masas populares, que, como dijo el propio Bosch, constituyen la reserva del porvenir de la República Dominicana.
Luego de cerca de un cuarto de siglo de exilio y de lucha contra la dictadura de Rafael L. Trujillo, Bosch, otros sectores y fuerzas patrióticas nacionales, se propusieron encauzar la sociedad dominicana por el camino de la verdadera democracia, el progreso, la modernidad y la transformación.
Estos postulados sociales, políticos, económicos y ético-morales estaban sintetizados en la Constitución de Abril, la más avanzada de América Latina para la época: la expresión de las constituciones más progresistas de Europa y América Latina; como las de la República Alemana de Weimar y la República Española, así como las de Argentina, México, Chile, Costa Rica y Cuba, entre otras. El mismo profesor Bosch había colaborado en la elaboración de la Constitución cubana de 1940.
Al explicar las causas que provocaron el golpe militar, en un artículo titulado “La historia secreta del golpe de Estado de 1963”, don Juan advierte lo siguiente:
“Hay muchos dominicanos, y yo diría que una mayoría de dominicanos, que han estado creyendo durante siete años que los autores del golpe de 1963 fueron los militares que firmaron el documento mediante el cual se declaró derrocado el Gobierno que el pueblo había elegido nueve meses y cinco días antes. Pero sucede que muchos de esos militares no tuvieron nada que ver con el golpe.
“(…). Es más, algunos llegaron al Palacio sin saber qué era lo que estaba sucediendo allí, cosa, por ejemplo, que le pasó al general Belisario Peguero; otros firmaron la proclama mientras decían que ese golpe era un error que iba a costarle muy caro al país, y tal fue el caso del general Renato Hungría; otros la firmaron porque creyeron que si no lo hacían perderían sus rayas y hasta sus uniformes”. (“Revista Política: Teoría y Acción”, septiembre, 1983).
Eso quiere decir, que detrás del golpe había fuerzas más poderosas y más temibles que los ejércitos, sus armas y las balas: el poder extranjero, el nivel de pobreza en que vivía nuestro país y la ausencia de conciencia de los diversos sectores que componían la sociedad dominicana de entonces.
Como se trataba de un Gobierno profundamente democrático y en favor del pueblo dominicano; que enfrentaba seriamente el atraso económico y social, como fruto de las debilidades históricas y de las tiranías, especialmente la de Trujillo, las fuerzas nacionales y extranjeras opuestas a un mejor destino para los dominicanos, estimularon y propiciaron el golpe de Estado el 25 de septiembre de 1963.
El Gobierno de 1963 se caracterizó por la claridad de sus tácticas y estrategias y la profundidad de sus ejecutorias, que calaron tanto en la conciencia de los dominicanos, que 19 meses después del golpe militar, hicieron posible que un movimiento cívico-militar, organizado por el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, pero que por su ausencia del país al momento de iniciarse ese hecho, fue encabezado por el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien heroicamente enfrentó las fuerzas locales y estadounidenses que impidieron el restablecimiento de la verdadera democracia.
Esa epopeya de 1965 había empezado a incubarse el mismo día del golpe militar: la disposición del coronel Fernández Domínguez y otros oficiales patriotas de enfrentar la asonada antidemocrática, así como también, las declaraciones que hizo doña Carmen Quidiello de Bosch en San Juan de Puerto Rico, como protesta por la asonada militar:
“El pueblo dominicano, y todos los hombres libres de América al lado de él (Bosch) no pueden permitir que se destruya la libertad, la democracia, que es el único bien que puede tener cualquier pueblo de hombres libres, la única protección que para sí mismo tiene siempre que preservar el pueblo dominicano. Yo hago un llamado a las madres, a las esposas, al valor de los hombres, a que responsable pero enérgicamente y sin ceder ni un ápice en las calles, en las plazas, en los campos, en los caminos de la República Dominicana, se opongan toda su fuerza y su voluntad a volver a entronizarse pisoteando la libertad de los dominicanos”.


COMENTARIOS