El grupo fotográfico Jueves 68

1C_¡Vivir!_08_1,p01

El primer sábado de cada mes se celebra una actividad que los amantes del arte no se quieren perder: la Tertulia del Museo Bellapart, concebida y conducida por su directora, Myrna Guerrero.

Su éxito ha sido tal que, paulatinamente, la temática de la tertulia, inicialmente fundamentada en artistas y piezas de la riquísima colección del museo, se ha ampliado, llegando a incluir a creadores nuevos, siempre de tanta calidad que los comentarios e imágenes encajan perfectamente en el contexto y los valores de la institución.
Acaba de suceder en la última tertulia, cuyos centros de interés, dedicados a la fotografía dominicana, fueron el grupo fotográfico Jueves 68 y, para ilustrarlo, uno de sus miembros –“jovencito” entonces–, Vitico Cabrera.
Además, en la biblioteca del Museo Bellapart, se había conservado, con el cuidado identificador de la institución, el libro aniversario, “10 años de fotografía dominicana”, subtitulado “Grupo fotográfico Jueves 68”. Una verdadera pieza de colección… que se mostró a los presentes.
10 años de fotografía dominicana: grupo fotográfico Jueves 68. “Un jueves del año 1968, en la ciudad de Santiago de los Caballeros, nació el grupo “Jueves 68”. Lo fundaron fotógrafos profesionales o de nivel profesional por su dominio de la técnica fotográfica”…
Así empieza el libro que, en 1978, conmemoraba el décimo aniversario del núcleo de ocho artistas del lente. Este volumen, en blanco y negro, tiene carácter histórico: fue el primero publicado sobre un colectivo de fotografía dominicana, el primero también de la Colección de Arte E. León Jimenes con motivo del 75 aniversario del grupo empresarial.
Los fotógrafos eran Domingo Batista, Pedro Borrell, Cuquí Cabrera, Vitico Cabrera, Julio González, Marcel Morel, Pedro Nicasio y José Antonio Ramírez.
Sobrio y elegante, volumen excepcional para la época, si bien un texto define y presenta a cada uno de los fotógrafos, el contenido iconográfico se clasifica por los temas enfocados y las características formales.
Se comunican así propuesta, ideología y estética compartidas por todos y cada uno. Varias de las fotografías –originales– están expuestas en la Sala de Artes Visuales del Centro León, cuyas colecciones de fotografías son únicas en el país y probablemente en el Caribe.
Jueves 68 en la historia. Hasta la década del 1960, en la República Dominicana la fotografía todavía se consideraba un pasatiempo aficionado, sino un oficio para visualizar el reportaje periodístico, documentar la identidad, destacar celebraciones sociales.
Sin embargo, el país contó desde finales del siglo XIX notables fotógrafos locales aparte de los extranjeros visitantes, y sobresalió –décadas después–, con su afamado estudio, Abelardo Rodríguez Urdaneta.
Ahora bien, podemos notar que se ha ido adoptando una nueva visión, singular y colectiva, a partir de las fotos de Jueves 68 y sus miembros. Siempre las miramos con emoción, recordando el éxito en París de la muestra que tuvimos la suerte de llevar, y viendo con orgullo dominicano, ¡que el libro se compraba! Estaba presente Julio González, que lamentablemente falleció muy recientemente.
Las imágenes del grupo fotográfico, documentales y estéticas, simbólicas aun, siguen atrayendo hoy, por su contenido, su expresividad, su léxico –plurales–, y una gran curiosidad…
No cabe duda de que Jueves 68, antes de que sus integrantes se separaran hacia sus propios caminos, evolucionó fiel a sus planteamientos iniciales, más exigente aun y sin concesión cualitativa, retratando y metaforizando los encantos del país y de su gente. Técnica y arte por la identidad…
El magno escritor y pensador dominicano, Juan Bosch, escribió acerca de Domingo Batista: “Artistas creadores capaces de darle vida a la imagen de un hombre del pueblo que se dedica a vender escobas o convierte en atractivo el seto de una vieja casa de madera en la que nadie vive, eso solo puede hacerlo un fotógrafo creador (…)”. Este elogio hubiera podido aplicarse a Jueves 68 en conjunto, a sus ocho “fotógrafos creadores”…
Señalaremos que, en septiembre 2008 y el contexto de “Rituales de identidad”, Photoimagen celebró “40 años después”, memorable exposición de Jueves 68 conmemorativa, en el Museo de Arte Moderno, con la curaduría de Carlos Acero.

Vitico Cabrera. Vitico Cabrera fue el protagonista estelar de la tertulia, a la vez como representante de Jueves 68 –siendo el benjamín del grupo– y como personalidad creativa. Este fotógrafo aúna entre sus talentos el dibujo, la pintura y la escritura literaria. Apreciamos, con deleite, el video que él realizó, alternando de su autoría fotografías y poesía, coincidiendo su duración con la del “Bolero” de Ravel, una óptima e inesperada combinación.
La fotografía de Vitico Cabrera no debe apreciarse a la primera y única mirada. Prácticamente en todas su imágenes –de ayer y de hoy– leemos una segunda intención connotativa, la que visualiza un símbolo, una investigación, una enseñanza. Esta segunda mirada puede ser aun más estremecedora, como las cabezas de cerdo colgantes, un grito por el martirio de los animales y el martirio en general. Sus cielos alcanzan efectos insólitos, a veces de dimensión sobrenatural, casi sacra. Recordamos, de Jueves 68, nubosidades crepusculares que parecen entreabrirse con el ojo de Dios…
Vitico Cabrera fue un mago de la intensidad expresiva en blanco y negro. Sin embargo, su inquietud por el arte le hizo extender su creación a otras categorías: el dibujo –así los paisajes de Montecristi en blanco y negro–, la pintura jugando con el color, donde sobresale un paisajismo evidentemente lírico.
Causó una inmensa alegría este reencuentro con un artista demasiado introvertido en relación con su alta calidad creativa y su temperamento altruista.


COMENTARIOS