El huracán Maluma enciende Canarias a ritmo de reguetón

El cantante colombiano Maluma, uno de los artistas latinos más solicitados y controvertidos del momento, comienza en Canarias su nueva gira por Europa, que incluye conciertos en ocho ciudades españolas. EFE
El cantante colombiano Maluma, uno de los artistas latinos más solicitados y controvertidos del momento, comienza en Canarias su nueva gira por Europa, que incluye conciertos en ocho ciudades españolas. EFE

Las Palmas.– El cantante colombiano Maluma aterrizó hoy en Gran Canaria, sur de España, como un auténtico tsunami en el Festival Mar Abierto, arropado por más de 7.000 seguidores que corearon sus ritmos reguetoneros y se dejaron llevar por la energía arrolladora que desprende el de Medellín.

En el segundo de los dos conciertos en Canarias que abren su nueva gira europea, Maluma presentó un espectáculo de luces y efectos con más de 150.000 vatios de sonido e iluminación, que caldearon desde el minuto uno el ambiente en el Gran Canaria Arena.

El nominado al Gramy Latino y a mejor artista latinoamericano por los premios MTV Europa en 2013 prendió la mecha con una intro de repaso a su carrera con “Nadie sabe”, con la que se encendió el ritmo latino al que siguió su primer gran éxito, “Borró cassette”, que le catapultó a las listas internacionales en 2015.

Durante la hora y media de espectáculo, el antioqueño mantuvo a un público joven y entregado de pie y en movimiento, volcado con la música y comprometido con la “bulla” que solicitó el cantante. Junto a su micrófono dorado, su banda compuesta por guitarra, batería, dj, coristas y un elenco de bailarinas, la energía desbordante del joven artista contagió a los asistentes, que obedecieron al grito de “Bien fuerte Gran Canaria” del cantante, coreando letra por letra sus grandes éxitos. Su dúo “Desde esa noche” y el popular ritmo de “Vente pa’cá” protagonizaron el epicentro del huracán Maluma.

El ganador de un MTV Millennial Award no dejó descansar un segundo a sus seguidores, que no decayeron en su baile con la intensidad de “Me llamas”, cuyos compases hicieron trabajar al sismógrafo y a las gargantas de su miles de coristas

 


COMENTARIOS