El IIBI desarrolla calentador de pollitos que usa cáscara de arroz

centro Bernada Castillo, directora ejecutivo del IIBI; le acompañan Agripina Ramírez; Alejandro Tabar; Bolívar Rodríguez y Elisa Gómez

El Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI) desarrolló un proyecto que permite a la industria avícola calentar los pollitos utilizando biodigestores que utilizan la paja o cascarilla del arroz como combustible, en sustitución del gas licuado de petróleo (GLP), con una reducción de costos de por lo menos un 60 por ciento.
Afirmó que la industria avícola gasta millones en compra de GLP para calentar los pollitos, además que también utilizan carbón vegetal, que desforesta los bosques.
El IIBI indicó que si el sector avícola implementa este proyecto y el sector público lo impulsa por medio de políticas públicas se puede sustituir todo el combustible que utilizan para calentar los pollitos y ahorrar millones de dólares en divisas.

El encargado de la unidad de energía renovable del IIBI, Bolívar Rodríguez, expresó que en solo tres días un productor avícola gasta un tanque de GLP de 20 galones, con un costo de RS$2,360, pero con este proyecto con cuatro quintales de cascarillas de arroz se pueden calentar los pollitos por ocho horas consecutivas, a un costo de RD$350.

Indicó que para esto se utiliza una pirólisis controlada y una gasificación de la cáscara de arroz, es decir quemarla de forma controlada, lo que garantiza el calor adecuado que deben recibir los proyectos durante su proceso similar a la incubación.

Expuso que con este proyecto se podría utilizar una basura para producir energía renovable, donde además se reduce el efecto invernadero en el medio ambiente. Expresó que la cáscara de arroz también se utiliza en el piso de las granjas arroceras, por lo que ya es usada en el sector.

Rodríguez ofreció estos detalles al participar en el Encuentro Económico de HOY junto a Bernarda Castillo, directora ejecutiva del IIBI; Silvia Álvarez, encargada de Gestión de Calidad Científica; Elsa Villega, encargada de Gestión de Calidad y Acreditación; Agripina Ramírez, encargada de Biotecnología Aplicada al Medio Ambiente; Alejandro Tabar, coordinador de Servicios Generales, y Elisa Gómez, encargada de Biotecnología y Farmacéutica.

Castillo destacó que este proyecto de calentador de pollitos participó en el concurso de Competencia de Tecnología Apropiada, de la Oficina Nacional de Propiedad Industrial (ONAPI) logrando estar entre los finalistas.

Tabar expuso que este calentador llevaría tranquilidad a los productores, quienes no tendrín que estar vigilando en la madrugada cómo está la temperatura, ya que el aparato que construyeron en el IIBI permite regular la temperatura y que esta se mantenga estable.
Sostuvo que además la ceniza que queda de la quema de la cáscara de arroz se puede usar para desinfectar la granja o incorporarla como un abono agrícola, ya que tiene muchos minerales.
Tanto Rodríguez como Tabar aseguraron que el costo de este gasificador sería entre RD$43 y RD$45 mil, una inversión que en tres meses se recuperaría.
Rodríguez destacó que actualmente se encuentran construyendo un biodigestor industrial para evaluar el impacto que tendría el proyecto para granjas grandes.
Afirmó que han presentando a productores avícolas este proyecto y están ansiosos de que se terminen las pruebas finales.
Además, dijo que trabajarán con la Onapi para que el proyecto obtenga una patente.
Agregó que este proyecto tiene otros beneficios colaterales, ya que un productor que lo aplique puede acogerse a los beneficios de la Ley 57-07 sobre Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y sus Regímenes Especiales, como es la exoneración de los impuestos de todos los equipos que utilice. Además que la inversión que haga se reduce de su Impuesto sobre la Renta.
También este equipo que han creado sirve para hacer carbón de otros desechos agrícolas y utilizarlo en otra parte de su proceso productivo.


COMENTARIOS