El Nacional está de cumpleaños

El Nacional nació en tiempos especialmente difíciles, como una respuesta desafiante a la censura sangrienta que poco más de un año atrás, el 15 de octubre de 1965, había silenciado la voz de la revista ¡Ahora!, fundada también por el abogado y periodista Rafael Molina Morillo. Este vespertino, que hoy cumple 51 años, fue el primer periódico fundado después de la caída de la tiranía de Rafael Trujillo, un enemigo declarado de las libertades públicas y los derechos sociales de los dominicanos que gobernó por tres décadas.
En medio de la división social dejada por la guerra de abril de 1965, El Nacional hizo suya la defensa de las libertades de los dominicanos, asumiendo los riesgos de presentar los hechos tal como ocurrían y de fijar posiciones valerosas como abogado de la dominicanidad, manteniendo la pluralidad como virtud irrenunciable. Hacer periodismo sin aceptar cortapisas ni recurrir a la autocensura ha sido bitácora de este prestigioso miembro del Grupo de Comunicaciones Corripio.
Recordamos con admiración y respeto a los fallecidos Rafael Molina Morillo, fundador, y Radhamés Gómez Pepín, que fuera director hasta la hora de su muerte. En la persona de su director actual, Bolívar Díaz Gómez, saludamos fraternalmente a todos los que hacen posible que El Nacional se mantenga como “La voz de todos”.

Ciegos ante el caos urbano

Ninguna autoridad parece dispuesta a hacerle frente a las causas del caos urbano. Las aceras de algunas arterias están llenas de tarantines, vehículos mal estacionados, mercancías o materiales de construcción, pero nadie mueve un dedo. Cualquier lugar es bueno para improvisar un vertedero de basura y a nadie le preocupa. Los transportistas plantan una parada donde se les antoje, y en cada caso los ciudadanos tienen que asumir los riesgos de andar por las calles. Nadie parece sentirse responsable de enfrentar cualquiera de los aspectos de estas violaciones.
Es tiempo ya de que se elabore un plan conjunto de reorganización urbana en el cada institución asuma las responsabilidades de su competencia y tenga que rendir cuentas por lo que haga o deje de hacer. En todo momento, no solo en época de campaña.

 


COMENTARIOS