El papa visita lugar KGB torturaba en su visita a Lituania

Pope Francis greets people as he arrives for a Mass at the Santakos Park, in Kaunas, Lithuania, Sunday, Sept. 23, 2018. Francis is paying tribute to Lithuanians who suffered and died during Soviet and Nazi occupations on the day the country remembers the near-extermination of its centuries-old Jewish community during the Holocaust. (AP Photo/Mindaugas Kulbis)
Pope Francis greets people as he arrives for a Mass at the Santakos Park, in Kaunas, Lithuania, Sunday, Sept. 23, 2018. Francis is paying tribute to Lithuanians who suffered and died during Soviet and Nazi occupations on the day the country remembers the near-extermination of its centuries-old Jewish community during the Holocaust. (AP Photo/Mindaugas Kulbis)

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” fue el lamento de Francisco, después de visitar ayer en Vilna las celdas donde miles de personas fueron detenidas y torturadas por los servicios de seguridad de la KGB y la Gestapo.
En su segundo día en Lituania durante su viaje por los países bálticos, el papa acudió al actual Museo de la Ocupación y las luchas por la Libertad, utilizado durante años como cuartel de la KGB y que después ocupó la Gestapo, en los cincuenta años de ocupación soviética y los tres de invasión alemana. Descendió a los infiernos de los sótanos del edificio, donde se encontraban las celdas en las que se encerraba y hacinaba a los disidentes, opositores, a quienes se negaban a delatar y a los católicos y luteranos que denunciaban los abusos del régimen.
Algunas de las celdas de aislamiento medían solo 60 centímetros cuadrados, para que el prisionero no pudiera ni sentarse y no había baños solo un cubo para que el hedor fuera insoportable. Todo esto ha quedado intacto y se puede ahora visitar.