El Pentágono se prepara en caso de represalias

Pakistaníes protestan contra Trump por congelar ayuda a Islamabad

El Pentágono analiza posibles opciones para aprovisionar sus fuerzas en Afganistán en caso de represalias por parte de Pakistán luego de que Washington congelara su ayuda militar a Islamabad, al que acusa de ser laxo en la lucha antiterrorista.
Estados Unidos anunció el viernes que podría suspender US 2,000 millones en ayuda, convencido de la duplicidad de Pakistán, que a sus ojos mantendría actitud complaciente respecto a grupos insurgentes como talibanes afganos o sus aliados de la red Haqqani.
Aunque el Pentágono subrayó que la situación podría evolucionar si Islamabad enviaba señales tangibles de cambio en su enfoque, responsables políticos pakistaníes llamaron el viernes a su gobierno a tomar medidas represalias. “Debemos rechazar que Estados Unidos utilice las instalaciones que les proporcionamos gratuitamente”, lanzó el dirigente opositor Imran Khan.
Para Washington, que combate desde hace 16 años en Afganistán, el mayor problema sería el cierre por Pakistán de sus fronteras y del puerto de Karachi, lo que impediría el aprovisionamiento de alimentos, bienes y equipos a fuerzas estadounidenses.
Ya sucedió en 2011. En ese momento, Islamabad reaccionaba a una serie de incidentes diplomáticos con Washington, entre ellos la operación secreta estadounidense que asesinó al líder de Al-Qaida Osama bin Laden en la ciudad-cuartel pakistaní de Abbottabad. Las fuerzas de la OTAN bajo conducción estadounidense soportaron el cierre dependiendo de vuelos de carga desde una base aérea en Kirguistán y de una vía terrestre a través de Rusia, Asia Central y el Cáucaso: rutas más largas y más caras.
Para Christine Fair, especialista en el sur de Asia de la universidad de Georgetown, el cierre del espacio aéreo pakistaní a los aviones de carga estadounidenses se convertiría en un “problema enorme”. ¿La razón? La base aérea en Kirguistán fue cerrada en 2014, y las tensas relaciones entre EEUU y Rusia podrían hacer menos fiables los sobrevuelos por los países de Asia central, susceptibles a presiones de Moscú.


COMENTARIOS