El PLD solo pierde si se divide u ocurre una crisis

Ramón Nuñez Ramírez

Con dos administraciones que han realizado obras de Gobierno extraordinarias, dos líderes que gozan de alta popularidad, un partido que conserva más del 50% de simpatías, parece imposible que la oposición pueda derrotarlo en los comicios de 2020, salvo que el partido se fragmente y presente dos candidaturas o que ocurra una grave crisis económica.
Una de las características de las dos administraciones del PLD ha sido el exitoso manejo de la economía que ha permitido la preservación de un escenario de altos niveles de crecimiento con estabilidad en los precios a pesar de que la administración del Dr. Leonel Fernández atravesó choques externos como la pérdida de 80 mil puestos de trabajo en las zonas francas, el choque mundial de los precios y la crisis financiera mundial.Tambien el Lic. Danilo Medina ha enfrentado graves fenómenos naturales y el rebrote en los precios del petróleo.
República Dominicana es la economía que más crece en la región, con los niveles más bajos de inflación y depreciación del tipo de cambio, los fundamentos de la economía dominicana son sólidos y por ello los datos a junio revelan un crecimiento de 6.7% en el primer semestre con una inflación acumulada de apenas 1.41% al mes de julio.
No se vislumbra un panorama mundial que afecte la economía dominicana, al contrario, nuestro principal socio comercial, los EU, su economía crece en pleno empleo, mientras se establecieron relaciones con la segunda potencia mundial. El futuro económico y social es promisorio y la actual administración del Lic. Danilo Medina seguirá logrando altas cotas de crecimiento, baja inflación, disminución de la pobreza y creación de empleos.
La posibilidad de que el partido se divida, al margen de los conatos internos entre las dos tendencias, más temprano que tarde el panorama se definirá, el presidente Danilo Medina como todo un estadista, sabrá tomar la decisión histórica que más convenga al país, al partido y a su figura que ya trascendió la historia; en ese momento las aguas buscarán su nivel, se definirá el candidato que cuente con las mayores posibilidades de ganar en primera vuelta y todo el partido se unirá en torno a él. Es posible que la primaria sea una mera ratificación del candidato porque aun no es tiempo para un relevo y muchos aspirantes depondrán sus aspiraciones para apoyar al próximo Presidente.
Los miembros del CP y del CC del PLD saben que un triunfo de la oposición, incluso el caso extremo de Hipólito Mejía, representaría el sometimiento de decenas de expedientes, especialmente contra los actuales funcionarios, judicialización de la política, medidas de coerción, aparte de lo que significaría paraesa militancia verse desempleada y recibiendo el escarnio propio del circo mediático que se produciría contra el partido.
Los dirigentes del PLD no han olvidado como en el periodo 2000-2004, por un expediente donde no hubo actos de corrupción, el famoso PEME, fueron a parar a la cárcel figuras cimeras del Gobierno del Dr. Leonel Fernández.
Por otro lado el PRM, principal partido de oposición, es una organización bipolar, mientras Luis Abinader y sus simpatizantes tratan de hacer oposición y crecer, por otro lado Hipólito Mejía coquetea con el sector oficial y el colmo del pragmatismo es que admitió la posibilidad de un acercamiento con Miguel Vargas Maldonado, la persona que les arrebató la franquicia y fue una de las causas eficientes de la derrota de 2012.
En conclusión, con un clima de crecimiento con estabilidad, creación de empleos, disminución de la pobreza, multiplicación de los planes sociales, construcción de infraestructuras y la unidad del partido en torno al candidato está definitivamente sellado el triunfo en mayo de 2020.


COMENTARIOS