El poder para sanar de la energía femenina

op
“Parte de la curación está en la voluntad de sanar”
Séneca
 
Todo lo que existe es gracias a la unión de lo masculino con lo femenino. La energía que se conjuga entre ambas fuerzas da paso a una tercera, que es la combinación de ambas, y al mismo tiempo es más de lo que cada una era por separado: el hijo. Como hijos sólo podemos “enriquecer” con otros elementos la combinación que nos dió origen, pero jamás podremos retirar lo que papá y mamá nos aportaron.
 
Una vez que se une la leche con el chocolate, ¡no se pueden separar! Puedes agregar más leche o más chocolate, si te gusta más uno que otro. También podrías potenciarla con café, nuez moscada, canela, crema batida o cualquier otro elemento que haga la bebida un tanto distinta, pero seguirá teniendo leche y chocolate.
 
La monja católica de origen albanés Teresa de Calcuta dijo: “¿Qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia”. Todas las guerras empiezan cuando el hijo rechaza, culpa, enjuicia o tiene miedo de ser como sus padres, porque en realidad se está odiando a sí mismo.
 
La mayoría de las luchas que libramos o enfrentamos, suelen ser el resultado de no tomar la energía del padre, de la madre o de ambos. Al no usar la energía de los progenitores, o hacerlo de forma incompleta, no tenemos el poder ni la fuerza para conectar con el amor.
 
Desde que conocí las terapias sistémicas, mi manera de ver los temas de crisis de polaridades, ha variado muchísimo. La energía tiende a complementarse. Cuando las energías de origen padre/madre no están completas, la persona busca y atrae la energía que le falta. De este modo, se brinda a si misma el chance de tomar conciencia de sus carencias o heridas, y en algunos casos también sanar.  
 
La reconciliación siempre viene por lo femenino. La energía femenina es una fuerza expansiva que estimula la unión de lo que antes estuvo separado, percibe las cosas como un todo, procesa la información de forma analógica, concreta y atemporal, el conocimiento que nos llega por medio de ella es intuitivo, sensible, y alegre.
 
El maestro zen nacido en la región de Vietnam Thich Nhat Hanh dice: “La práctica de la paz y la reconciliación es una de las acciones humanas más esenciales y artísticas”. Lo femenino es la energía placentera que aprecia la belleza y nos permite llegar a la reconciliación y la paz.
 
Es una fuerza imaginativa que disfruta cuidar a los demás, es comunicativa, receptiva, pasiva, acogedora, nutritiva y renuncia al control, para ponerse en manos del misterio. Responde a la magia de la misma vida.
 
Vida, madre y Tierra son sinónimos. La Tierra es un ser vivo, y cada uno de nosotros es una célula de su cuerpo. Actualmente, la cercanía con el cinturón de fotones hace que la Tierra esté vibrando a una frecuencia muy alta, y como ella es el “vehículo” para toda la humanidad, también nosotros estamos elevando la vibración
 
Connie Méndez, la conocida compositora, cantante, ensayista, caricaturista, actriz y escritora venezolana, que nos legó su importante sabiduría acerca del funcionamiento de la vida, recomendó la sintonía con el latido universal como un remedio que “cura todo”, ya que nos lleva a conectar con energías femeninas muy sutiles y sanadoras.
 
Para ella, la única tarea que realmente tenemos es dejar ir la ilusión de que podemos hacer las cosas por nuestra voluntad. Así como el niño pequeño se reconcilia con su padre/madre aunque no esté de acuerdo con sus normas, porque sabe que sin él/ella está en riesgo de muerte, debemos retornar con humildad a la reconciliación con las fuerzas masculinas/femeninas que nos habitan.
 
La energía femenina es una energía ligada al corazón y a la unión con el Espíritu y con todo lo que nos rodea y es desde ese lugar que la sanación ocurre. La energía de intuición, del fluir, del juego, los cuidados, la cooperación, la creatividad, la comunicación, la inspiración, la nutrición y la sanación son femeninas. La palabra amor viene de amma, que significa madre. ¿Has reconciliado la energía femenina que te habita?

COMENTARIOS