El precio de la Democracia Electoral

Snayder Santana.
Snayder Santana.

Cualquier sistema de organización social, gobierno y Estado que imaginemos tiene un costo directo para subsistir, este costo es transferido a los y las ciudadanas que tributan para  el mantenimiento del aparato rector de la sociedad de que se trate.

En el caso de nuestra media isla y su sistema democrático, se hace un tanto difuso verificar con exactitud dicho costo, dado que no existe una tabla de medidas para evaluar en términos cuantitativos y económicos cuanto nos cuesta el sistema que nos damos.

La nuestra una democracia electoral/representativa se sostiene sobre unas estructuras, un sistema de partidos políticos que le sirven de columna vertebral. Dado que lo electoral es la forma más directa en que se ejerce y desde donde se expresa nuestra democracia podríamos establecer el voto popular como unidad de medida del precio de la democracia dominicana, para tener más o menos un acercamiento practico.

¿Cuánto cuesta un voto en nuestro país?

Despejando el costo individual de un voto podremos tener una idea de cuánto cuesta a los ciudadanos mantener el sistema democrático electoral y las estructuras que le componen.

En los años electorales el presupuesto de las elecciones es contemplado en el presupuesto general del Estado. Ósea que sale de los bolsillos de las y los ciudadanos. Este es administrado por la Junta Central Electoral (JCE) como institución  organizadora de los certámenes electorales tiene esta dentro de sus facultades, ese presupuesto básicamente se divide en dos partidas la primera  es el monto de la organización de las elecciones que lo maneja directamente la JCE. La segunda partida es estregada a los partidos políticos para sus gastos de campaña, según lo establece la Ley 275-97 y sus modificaciones.

En las elecciones más recientes las del año 2016  ese presupuesto estimado para estas  era  de RD$3,100 millones y finalmente se ejecuto un presupuesto que alcanzo  los  RD$4, 980, 480,908.65,  esto solo en el montaje de las elecciones sin tomar en cuenta el financiamiento de los partidos políticos. Cuando se divide esta cifra entre la cantidad de votos validos de dichas elecciones: $4, 980, 480,908.65 ÷ 4, 708,746 votos  es igual a 1,057 pesos dominicanos por cada voto.

Pero seriamos ingenuos si asumimos de entrada que cada voto nos cuesta 1,057 pesos, dado que a esta ecuación debemos sumarle el financiamiento de los partidos para las campañas y  los montos que devengan luego de las elecciones, montos  que se les son asignados partiendo de la cantidad de votos logrados.

En el año 2016 el monto asignado a los partidos políticos alcanzó la suma de RD$1, 610, 086,923. Si dividimos este monto entre los votos validos tendremos que: 1, 610, 086,923  ÷ 4, 708,746 esto es igual a: 341 pesos dominicanos sumados a los 1,057  es igual a 1,398 pesos por cada voto.

De manera individual los partidos mayoritarios  Revolucionario Dominicano (PRD), de la Liberación Dominicana (PLD) y Reformista Social Cristiano (PRSC) recibieron RD$429, 356,512 millones de pesos de forma individual, mientras los RD$322,017,384 restantes fueron divididos entre las organizaciones que no alcanzaron el 5 % en las elecciones de 2012.

Si cruzamos estos montos con los votos adquiridos por estos partidos políticos tenemos que: PRD RD$429, 356,512 ÷ 270,450 votos = 1587 pesos invertidos por cada voto logrado. PLD $429, 356,512÷ 2, 315,980 votos = 185 pesos por voto. PRSC $429, 356,512÷ 259,396 votos = 1655 pesos por votos. En este caso el los votos más baratos fueron los de Partido Revolucionario Moderno que recibió unos RD$10, 000,000 ÷1,236,771 votos = 08 pesos cada voto.

Entender que el pueblo quién financia e las campañas electorales y luego le paga por lo resultados a los partidos; nos ayudara a entender el costo real del sistema electoral dominicano y el precio final de la democracia que se sostiene en el.

Regresemos a los 1,398 pesos que determinamos como precio de un voto y a estos sumémosle lo que luego les pagamos a los partidos por votos adquiridos y tendremos el precio final de cada voto. Por ejemplo para este año 2018 la junta Central Electoral aprobó un presupuesto para los partidos que asciende a RD$1, 260, 400,000.00.

Si esta cifra la dividimos entre los votos que le son sustento a este presupuesto tenemos lo siguiente: 1, 260, 400,000.00. ÷ 4, 708,746 votos es igual = 267 pesos más  nos cuestan cada voto válido de las pasadas elecciones.

Como era de esperarse tenemos el sistema electoral más costoso de América Latina donde el promedio   de costo por votante ronda  entre 1 y 3 dólares. Por ejemplo Chile (US$1.2), Costa Rica (US$1.8) y Brasil (US$2.3).

No es posible seguir sosteniendo un sistema electoral tan costoso como este, lejos de trabajar para disminuir estos costos el país se encuentra frente al dilema de las primarias de los partidos políticos si serán abiertas o cerradas, de ser abierta como proponen los oficialistas esto por consecuencia duplicaría los costos del sistema electoral dominicano y cargaría mas los bolsillos de quienes con su trabajo tributan al Estado.

Evidentemente las elecciones en países son un negocio más del sistema capitalista  en el cual los partidos políticos fungen como empresas subsidiadas por el estado y en el cual las curules y las conciencias están puestas en el mercado.


COMENTARIOS