El presupuesto para el 2018

La deuda del país, que según expresiones del ministro de Economía, Isidoro Santana, pesa más por su costo que por su monto, tiene tratamiento de primer orden en el proyecto de Presupuesto General del Estado de 2018 aprobado este lunes por el Consejo de Gobierno. El pago por concepto de servicio de la deuda representará nada menos que un 25% de los ingresos fiscales previstos, una proporción que caería muy bien si en vez de pago de obligaciones de débitos estuviera consignada a resolver problemas puntuales de la sociedad.
En el proyecto, que alcanza los RD$814,821 millones, se incluyen aumentos importantes en las partidas asignadas a capítulos como Educación y Salud, sin embargo no hay cambio de actitud hacia los gobiernos municipales, que de nuevo tendrán que conformarse con partidas por debajo de la proporción que dispone la ley, lo que los ata de manos por muchos años.
Hay quienes estiman que debido a los limitados ingresos fiscales previstos para el año próximo y la cuantía de los gastos, el Gobierno no podrá librarse de la necesidad de continuar asumiendo deuda y aplazando la solución de necesidades que tiene la sociedad. Sería prudente un buen ejercicio de estudio sobre este proyecto de Presupuesto, antes de que lo apruebe sin preámbulos ni ojo crítico el Congreso de mayoría oficialista.

Puerto Rico espera por hechos

Puerto Rico, país al que el presidente de Estados Unidos ha declarado zona de desastre, más que expresiones retóricas necesita que le ayuden a reponer los servicios públicos esenciales que colapsaron por los embates de dos huracanes en menos de un mes, que han dejado a los puertorriqueños desvalidos como nunca antes. La comunidad internacional tiene que tener muy en cuenta que la isla ya estaba en dificultades por la quiebra financiera que neutralizaba la capacidad de acción de las autoridades.
El restablecimiento de servicios esenciales como suministro de agua potable y electricidad, así como el transporte, son urgencias inaplazables para los habitantes de un país que ahora enfrenta la escasez de todo y las secuelas sanitarias que generalmente se derivan cuando se producen grandes inundaciones.


COMENTARIOS