El PRM entre una encuesta y su Convención

A1

Teniendo como trasfondo el murmullo de los resultados de la última encuesta Gallup/Hoy, la comisión organizadora del proceso Convención del PRM está contando los votos emitidos en ese evento, los cuales determinarán quienes dirigirán los diversos organismos de dirección del partido. El proceso no ha sido lo traumático que muchos deseaban que fuese y que otros tantos auguraban, lo cual de por sí ya es un logro, pero los errores y las inexcusables deficiencias cometidas durante la distribución de los materiales para la votación no les hacen honor a las siglas de ese partido; como tampoco el curioso pacto sin “acuerdo” entre los dos principales jefes de grupos para presentar conjuntamente sus candidatos a la presidencia y secretaría general del PRM.
Podría pensarse que el discurrir del evento con relativa calma se debió al pacto arriba referido, pero igual podría decirse que eso se debió a que en la generalidad de dirigentes y militantes de ese partido existe una firme voluntad de evitar públicamente los actos de violencia física o verbal que fueron tan frecuentes en el antiguo PRD. Con ese ánimo, quizás, pudo haberse realizado la Convención sin el condicionamiento del ejercicio de la libre votación que significó para esa militante la participación de los jefes/facciones a favor de sus candidatos preferidos y quizás en el limitado desempeño de los otros. De esa manera hubiese sido más genuinamente democrático el proceso y quizás las diferencias de votos entre los participantes no hubiese sido tan extremas.
En otro orden, los resultados de la encuesta Gallup/Hoy que comienzan a aparecer evidencian la magnitud del desgaste de Danilo Medina y el enorme rechazo a las intenciones reeleccionistas suyas y de su círculo y en los que Luis Abinader reafirma su sostenida principalía como dirigente del PRM y como candidato de la oposición, superando significativamente a Danilo como a Leonel, cuando se le pregunta a la gente que a quién prefiere como presidente para el 2020. En esa pregunta estos dos últimos aparecen empate. Con ese contexto, una Convención del PRM sin baches y sin la inexcusable incapacidad para llevar a tiempo los materiales de votación a Santiago y en las cuatro ciudades más importantes del Sur hubiese potenciado aún más a ese partido.
A pesar de esos baches, el PRM se ha dado una dirección en la que se destacan muchos dirigentes que podrían profundizar en este una cultura menos clientelista y una imprescindible aproximación a sectores de la sociedad civil mediante una racionalización, modernización y democratización de la práctica política en esa colectividad. Pero esos atributos son insuficientes para vincularse con sectores claves de la sociedad civil y de las organizaciones políticas, para eso, los dos principales elegidos en esta Convención, y muchos otros, incluido el principal dirigente de ese partido deberán superar sus evidentes posiciones conservadoras sobre temas cruciales que se debaten en el país y el mundo: el estado de derechos (carácter laico del Estado, etc.) la corrupción publico/privada, Odebrecht, entre otros.
Una colectividad no propende al cambio simplemente por la edad de sus dirigentes, sino por las ideas de estos. Muchos esperan que esa Convención confirme este aserto.


COMENTARIOS