El reporte del WEF sobre el futuro de los empleos

o2

De acuerdo al informe “El futuro de los empleos” del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) los cambios tecnológicos y demográficos destruirán 7.1 millones de puestos de trabajo de 2015 a 2020. Este estudio fue realizado mediante encuestas a 350 de las compañías más grandes del mundo. La llamada cuarta revolución industrial, […]

De acuerdo al informe “El futuro de los empleos” del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) los cambios tecnológicos y demográficos destruirán 7.1 millones de puestos de trabajo de 2015 a 2020. Este estudio fue realizado mediante encuestas a 350 de las compañías más grandes del mundo.
La llamada cuarta revolución industrial, una combinación de inteligencia artificial, máquinas que aprenden, robótica, nanotecnología, impresión 3-D, genética y biotecnología no es amigable con el empleo.
Las áreas en las que se perderán más empleos son las de actividades rutinarias de oficina (unos 4.6 millones) y los procesos de fabricación y extractivos (unos 2.1 millones). La economía generará unos 2.0 millones en el mismo periodo (casi todos en alta gestión empresarial, informática y finanzas). Una pérdida neta de 5.2 millones de empleos.
Si no fuera porque este estudio viene a reforzar las tendencias recientes sobre el empleo en el mundo, estos datos serían de “poca monta”. En total, en el mundo hay unos 3,200 millones de empleos. 5.2 millones son apenas 0.16%, menos que el error que puede tener cualquiera de la cifras mundiales presentadas. Por eso es importante poner estas cifras en contexto.
La pérdida de empleo no será general. De acuerdo a la Organización Mundial del Trabajo (OIT) de 2015 a 2017 los países desarrollados crearán 1.4 millones de empleos. Por el contrario, los sub desarrollados se estima pierdan 4.4 millones de empleos. Una pérdida neta mundial de 3.0 millones de empleos.
La OIT estima que el desempleo aumentará de 170 millones en 2012 (antes de la crisis) a 209 millones en 2020. Y, más doloroso, del total del empleo mundial en 2015, unos 1,440 millones (45% del total) son “empleos vulnerables”, sin acceso a protección social. El empleo vulnerable creció en 27 millones desde 2012).
En nuestro país, la situación del empleo es la típica del subdesarrollo: El 45% del empleo es informal y el 70% de los empleos se concentran en cuatro sectores: 27% en “otros servicios”, 20% en comercio, 14% en agropecuaria y 10% en Manufactura.
En la década pasada la economía dominicana creó un millón de empleos, pero casi dos tercios fueron generados entre “otros servicios” (429 mil) y comercio, (237 mil).
Ante este panorama, ¿qué puede hacer RD para mejorar su situación de empleo? A corto plazo, la única estrategia es de supervivencia: como el mundo desarrollado crece y seguirá creando empleos, conviene seguir apostando (y muy fuerte) al turismo.
A mediano y largo plazo, nuestra apuesta tiene que estar en educar, tanto en conocimiento como en civismo, a la población. Quizás, con un aumento sustancial del capital humano y algo de suerte, podemos aspirar a un nivel mayor de institucionalidad, condición indispensable para participar en un mercado de trabajo cada vez más global.
Nuestros vecinos nos han tomado la delantera, así que la opción de ser tímidos no está disponible. Además, en materia de educación, la masa crítica cuenta. Si no hay maestros de calidad, se traen de España, Cuba o el cono Sur, hasta que los nuestros tengan el nivel suficiente. Hay que seguir construyendo escuelas, mejor o peor ubicadas y universalizar la doble tanda. Hay que desmontar la burocracia y descentralizar la gestión de las escuelas hacia las comunidades. Hay que incorporar, masivamente, la tecnología al proceso educativo (para maestros y alumnos).
Por último, quiero destacar que este proceso, que deberá durar muchos años, exige contar con la participación entusiasta de la población para ser exitoso, por lo que el Estado debe acentuar la rendición de cuentas e integrar la sociedad en la evaluación de la calidad del gasto en educación.


COMENTARIOS