El retiro de Estados Unidos amenaza el auge de China

Por Philip Stephens
15 octubre, 2013 3:00 am Sé el primero en comentar
. Empoderar a un país que luego desafiaría la hegemonía de EEUU no era parte del plan de juego de la posguerra.
La segunda cosa que molesta a Beijing es que la continua debilidad del dólar está devaluando la enorme reserva de China de la deuda de EEUU.

Financial times. El ascenso de China “was made in EEUU”. El ingenio y la laboriosidad de su gente por su parte dieron paso al rápido surgimiento de China como la segunda economía más grande del mundo, que fue posible gracias a un sistema económico internacional abierto diseñado y creado por Estados Unidos.

Ahora Beijing tiene motivos serios para preocuparse. Lo que fabrica Estados Unidos también puede romperse.

El enfrentamiento fiscal en Washington ha traído duras palabras de la República Popular. El presidente de EEUU, Barack Obama, y los republicanos en el Congreso han dicho en términos inequívocos que China espera que Washington esté a la altura de sus responsabilidades globales.

Detrás de estas palabras se encuentran profundas preocupaciones. La tasa de crecimiento de China ya se ha ralentizado. Otra crisis más y podría hundirse más allá de un 6 o 7% considerado necesario por el Partido Comunista para suscribir el orden político y social.

Estos no son los mejores tiempos para el poder y el prestigio de EEUU. Las contorsiones de Obama sobre Siria y su disposición a hablar con Irán han dejado hirvientes a los aliados árabes tradicionales, Turquía ha elegido un sistema de defensa aérea chino sobre uno estadounidense, mientras que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu clama que Obama es demasiado blando con los palestinos, así como con los iraníes.

Estos países han creado muchos de sus propios errores, pero es difícil pensar en un momento en que la desconfianza de EEUU en el Medio Oriente haya sido tan alta.

El paro del gobierno obligó a Obama a cancelar las presentaciones en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en Bali y en la Cumbre de Asia Oriental en Brunei. Su ausencia y la farsa fiscal que se juegan en Washington difícilmente inspiran confianza en el tan cacareado “giro para Asia” de la administración.

La presencia es importante en esta parte del mundo, y Obama le dejó el escenario al presidente chino, Xi Jinping.

Por su parte Xi se queda con una trinidad de preocupaciones sobre la dirección de la política de EEUU. Las primeras dos son graves, pero cíclicas.

La tercera es la peligrosa – un cambio estructural que amenaza las perspectivas económicas de China en el mediano y largo plazo.

La preocupación más inmediata para Beijing es que un prolongado estancamiento en Washington enviaría a la economía de EEUU a la recesión y lanzaría a los mercados de picada. Si el titular de la moneda de reserva del mundo no puede (o no quiere) pagar sus cuentas a tiempo, ¿qué futuro para el sistema financiero global? China no escaparía ligeramente del impago de EEUU.

La segunda cosa que molesta a Beijing es que la continua debilidad del dólar está devaluando la enorme reserva de China de la deuda de EEUU.

China mantenía cerca de US$1.3 trillones de valores de la Tesorería de EEUU en julio de 2013, poniéndola en el tope de la mesa internacional – por delante de Japón.

Los funcionarios chinos se han quejado de que EEUU está inflando lejos sus deudas, cambiando la carga del ajuste económico a los que tienen grandes reservas en dólares. No es poco lo que pueden hacer.
La respuesta de EEUU a esas denuncias es un encogimiento de hombros que dice que nadie le está pidiendo a Beijing que compre la deuda de EEUU. Siempre se puede ir a otra parte.

La gran amenaza, sin embargo, se presenta en la tercera dimensión de la política de EEUU: un cambio que está viendo la posición de EEUU de actuar como garante de las reglas multilaterales ampliamente fomentadas a la preferencia por las pequeñas coaliciones con sus amigos. Washington se está acercando de nuevo al orden liberal que creó después de la Segunda Guerra Mundial.

Este orden permitió al occidente de Europa levantarse de los escombros, aseguró la hegemonía de EEUU y solidificó la alianza occidental en respuesta a la amenaza soviética.

El interés nacional de EEUU estaba perfectamente alineado con sus responsabilidades internacionales como la primera potencia económica del mundo. Lo que era bueno para Alemania, Francia, Gran Bretaña y otros, también era bueno para los Estados Unidos, que necesitaba aliados fuertes y prósperos.

Como dijo Ashley Tellis, de la Fundación Carnegie, en una conferencia organizada por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en Bahrein la semana pasada, el acuerdo económico de la posguerra ahora se está fracturando.

Lo que EEUU no había calculado era que las potencias emergentes en general, y China en particular, también serían beneficiarios de este sistema liderado por EEUU.

El ascenso del resto ha enturbiado la relación entre los intereses de Estados Unidos y su provisión de bienes públicos globales. China ahora parece que va justamente a convertirse en la mayor economía del mundo. Empoderar a un país que luego desafiaría la hegemonía de EEUU no era parte del plan de juego de la posguerra.

Así que EEUU está intercambiando el multilateralismo de posguerra por comercio preferencial y acuerdos de inversión con países de ideas afines. Como he oído decir a Tellis, esto significa dejar de lado los acuerdos comerciales globales en favor de acuerdos bilaterales y regionales donde Washington pueda identificar más fácilmente sus intereses.

En un mundo ideal, el propuesto Pacto de Inversión y Comercio Trasatlántico y de Asociación Trans-Pacífica serviría como marco para un posterior puente, incluyendo el comercio y las normas de inversión – de vuelta al multilateralismo. Pero para los ojos de EEUU, ellos están pareciendo más como una estrategia útil para bloquear a China.

Por supuesto, estas negociaciones podrían fracasar – sobre cuestiones de comercio hay diferencias enormes, incluso entre amigos. Sin embargo, la trayectoria se ha fijado: al igual que EEUU está reduciendo su provisión de seguridad mundial, por lo que está teniendo una visión más contundente de su rol como garante del sistema económico abierto.

Beijing debería estar preocupado. Sin embargo, la desestabilización de las actuales travesuras de Washington están a corto plazo, la prosperidad sostenida en China está fomentada por encima de todo en el acceso a un campo de juego de nivel internacional. Sin un fuerte apoyo de EEUU, el orden multilateral caerá en peor estado y la globalización dará paso a la fragmentación.

China, el mayor ganador del orden liberal, sería el mayor perdedor de su desaparición.

Sé el primero en comentar
Políticas de comentarios - ¿Cómo comentar?

hoy

Políticas de comentarios

La administración se reserva el derecho de editar o borrar cualquier mensaje posteado por los usuarios.

Los datos personales y la IP son registradas cada vez que el visitante postee un mensaje. Si tiene una queja sobre algún comentario, por favor contáctenos de inmediato.

No compartimos su información con terceras partes o compañías

Por favor, lea las reglas antes de postear:

  • • Anuncios Comerciales - No se permiten comentarios con link o anuncios comerciales. Si desea anunciarse en nuestro site contáctenos para recibir información adicional.
  • • Contenido Ofensivo - No postee contenido ofensivo o sexual. Este tipo de contenido queda terminantemente prohibido y resultará en la restricción permanente del usuario
  • • Comportamiento - Cualquier comentario ofensivo a otro usuario, en molestia o en forma de amenaza no será permitido. Si se da el caso de dicha conducta, el acceso de el usuario podrá ser restringido permanentemente.
  • • Fuera de Contexto - Deben mantener los comentarios dentro del contexto del artículo.