El sicariato verbal

Al asesinato por encargo se le denomina sicariato, al ejecutor o autor material se le llama sicario, cuyo nombre proviene de la palabra “sica” que corresponde a una daga curva o puñal de tamaño variable que antiguamente usaron asesinos greco-romanos a los que denominaban “sicarius” (wikipedia-google).

Tratando de documentarme sobre el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), organismo internacional que realizó su XLIII Cumbre en Bávaro, Punta Cana, revisé datos de su creación, pero no pude evitar encontrarme en el internet con informaciones de muertes por encargo en nuestro país y las inexplicables extemporáneas “revelaciones” de algunos “ex guerrilleros” sobre supuestos trastornos de la personalidad del Coronel Caamaño.

Siguiendo la línea de búsquedas, encontré una pequeña información refiriéndose al significado de la palabra “sica” entre los dominicanos, la cual en octubre del 2013 se asoció con ese honorable organismo y me pareció, de todos modos, gracioso, que la riqueza del lenguaje folklórico nos permita usar ahora esa expresión, para dejar descansar la más ofensiva para el oído o la científica materia fecal.

Se me ha ocurrido proponer que ampliemos el significado de la palabra “sicariato” a los fines de tipificar a todos esos organismos internacionales, muy dados a reunirse para asesinar esperanzas de los pueblos, hablando y escribiendo cosas que al final se convierten en sica, como también merecen esa denominación los asesinos de reputaciones que, sin haber tenido la entereza o el coraje de enrostrarle a un héroe nacional, mientras vivía, sus supuestas debilidades, incluyendo la de ser (según ellos) un “mujeriego” tratan de echarle estiércol a su nombre hablando sica para con, su sicariato verbal, intentar opacarle su merecida gloria.