El “teléfono rojo” intercoreano, reflejo de unas relaciones tormentosas

Pyongyang
Pyongyang

  SEÚL– La historia del “teléfono rojo” entre las dos Coreas, que este miércoles fue reactivado, refleja décadas de relaciones tormentosas entre el Norte y el Sur, técnicamente todavía en guerra.

Todas las comunicaciones entre los dos bandos se cortaron cuando estalló en 1950 la guerra que devastó Corea y selló la división de la península. Hubo que esperar a agosto de 1972 para que se instaurara entre el Norte y el Sur este “teléfono rojo” mediante un comunicado conjunto de los dos enemigos.

Se puso un teléfono y un fax en Panmunjom, la famosa localidad fronteriza en la que se firmó el alto el fuego de la Guerra de Corea (1950-1953), y donde desde entonces se han llevado a cabo las ocasionales conversaciones entre los dos bandos.

Pero en 1976 el Norte decidió unilateralmente cortar la línea tras el “incidente del álamo” del 18 de agosto de aquel año, cuando soldados norcoreanos mataron a hachazos a dos oficiales estadounidenses que acompañaban a los obreros encargados de derribar el árbol en Panmunjom.

El teléfono volvió a funcionar en 1980 tras un acuerdo con vistas a una inusuales conversaciones entre primeros ministros. Desde entonces ha sido cortado y reactivado en numerosas ocasiones al ritmo de las relaciones intercoreanas.

En 2010, el Norte cortó de nuevo todas las comunicaciones cuando el Sur adoptó sanciones comerciales para protestar por el torpedeo de un submarino norcoreano contra la corbeta surcoreana “Cheonan”, que provocó 46 muertos.

La línea se restableció al año siguiente y se volvió a cortar en 2013, durante las tensiones asociadas con el tercer ensayo nuclear norcoreano.

Pyongyang rompió una vez más todos los canales oficiales de comunicación en febrero de 2016, después de que Seúl decidiera unilateralmente cerrar la zona industrial intercoreana de Kaesong para protestar por el cuarto ensayo nuclear.

La guerra de 1950-1953, que dejó millones de muertos, se terminó mediante un armisticio, no por un tratado de paz, por lo que los dos vecinos siguen técnicamente en guerra.

La reactivación del “teléfono rojo” este miércoles se produjo tras la oferta de diálogo de Seúl, que a su vez tendió la mano a la sugerencia del dirigente norcoreano de una participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebran el mes próximo en la ciudad surcoreana de Pyeongchang.


COMENTARIOS