El valor de la imagen : El futuro del trabajo

J.Luis Rojas

Los países más desarrollados del mundo son los que han logrado crear y mantener sistemas educativos eficientes y sostenibles. Se ha demostrado que la vía más viable y segura para establecer el bienestar colectivo es mediante la educación y formación del talento humano. Por lo general, los ciudadanos que reciben educación de calidad respetan las leyes, las normas y la institucionalidad de sus respectivos países.
En el mundo de hoy, la empleabilidad, el empleo de los trabajadores y el desarrollo empresarial sustentable dependen de la educación, la formación profesional y del aprendizaje permanente.

En una conferencia organizada recientemente por el Infotep, Álvaro Ramírez, experto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), exhortó a los que gestionan los diferentes subsistemas del sistema educativo dominicano a conocer, analizar y abordar desde los desafíos, tendencias y perspectivas de los mercados laborales y el futuro del trabajo. La educación inicial, primaria, secundaria, superior y la formación técnico profesional tienen que alinear sus ofertas curriculares y metodologías de enseñanza a los cambios demográficos, tecnológicos, económicos y sociales que han impactado los mercados laborales. Según Álvaro, en el 2020 los millennials representarán el 50% de la fuerza laboral, el 47% de las ocupaciones en países desarrollados estarán en alto riesgo de ser automatizadas en los siguientes 20 años, mientras que dentro de 10 años el 60% de los egresados de las universidades serán de economías emergentes. En definitiva, la calidad y pertinencia de la educación incide en la productividad de las empresas, en el futuro del trabajo y en la disminución de la pobreza. Los cambios y transformaciones que se han registrado en la mayoría de los mercados laborales, superan cuantitativa y cualitativamente los ocurridos en el entorno educativo.
Para el experto, la formación y el aprendizaje permanente son factores que propician el desarrollo personal, el acceso a la cultura y la ciudadanía activa. En el caso específico de República Dominicana, para facilitar que los subsistemas actuales de educación inicial, primaria y secundaria, así como el de educación superior y el de formación técnico profesional actúen como pilares esenciales de la empleabilidad, el empleo decente y el desarrollo empresarial sostenible, será necesario la unificación de esfuerzos y experiencias para asumir con actitud visionaria los siguientes desafíos.


COMENTARIOS