ELLOS TAMBIÉN QUIEREN GLÚTEOS FIRMES Y GRANDES

1C_¡Vivir!_09_1,p01

Ellos también quieren glúteos grandes. Los chicos se sienten atraídos por la magia del bisturí y lo que puede hacer con su aspecto físico, en este caso las nalgas.
Aunque en años pasados resultaba extraña la idea de ver un hombre con un trasero voluminoso, firme, prominente y sensual, hoy no resulta insólito escuchar a un caballero expresar sus deseos por someterse a una gluteoplastía o cirugía de aumento de glúteos.
Al igual que las mujeres, los hombres se sienten preocupados por su apariencia y recurren al levantamiento o implante de nalgas con el objetivo de verse más atractivos. Ellos también quieren que al usar unos jeans ajustados, ropa deportiva ceñida, un pantalón de tela fina… sus glúteos roben miradas, se destaquen, denoten sensualidad…
El cirujano plástico Eduardo Mejía Santana señala que el aumento de glúteos en los varones consiste en darle volumen o forma a esta área a través de varias técnicas, dentro de las que destaca el empleo de la grasa del propio paciente o colocarle implantes o rellenos absorbibles como el ácido hialurónico.
“La grasa se saca mediante una liposucción, ya sea de un área o de diferentes zonas del cuerpo, y es colocada en forma de inyección en las pompis. Es un injerto autólogo, o sea del mismo paciente. Mientras que, el implante es una prótesis parecida a la de los senos pero con dimensiones y formas diferentes, especial para el área glútea”, explica el doctor Mejía Santana.
Aclara que la cirugía no tiene ninguna diferencia técnica con relación a la que se realiza en la mujer; los parámetros estéticos son la única distinción, puesto que en el caso de ellos, esta zona tiene menos grasa y músculos más desarrollados; en cambio, las mujeres tienen mayor cantidad de grasa y músculos menos formados.
Respecto a quien sería un buen candidato para esta cirugía, dice que “todo aquel que se sienta insatisfecho con la parte estética del área o tenga alguna deformación producto de un trauma”.
Procedimiento. El cirujano indica que aunque la gluteoplastía en hombres es poco común, no tiene ninguna diferencia a un proceso médico de cualquier índole.
“El paciente requiere de evaluaciones médicas pre operatorias de rutina como son los exámenes completos de la sangre, radiografía de tórax, electrocardiograma y los exámenes complementarios que indique el cardiólogo o anestesiólogo durante sus evaluaciones”, especifica el especialista.
Normalmente, el aumento de glúteos se realiza como un procedimiento ambulatorio y demora entre dos y tres horas.
El tiempo que requiere la cirugía puede variar dependiendo de la experiencia del médico, la anatomía del paciente y la técnica empleada, entre otras consideraciones.
En cuanto al proceso post operatorio, Mejía Santana advierte que es de mucho cuidado, ya que este área está cerca de un área muy contaminada. “Fuera de la higiene, la actividad física debe ser limitada para evitar la inflamación y el dolor”, enfatiza.
Señala que, como ocurre con cualquier otro procedimiento, durante las primeras 48 horas se necesita analgésicos y medicamentos para el dolor. “Siempre les digo a mis pacientes que es un dolor soportable, propio de la cirugía”, afirma.
El resultado se aprecia inmediatamente se realiza el procedimiento, y los efectos estéticos son muy atractivos, asegura el doctor.

¿Tiene algún riesgo? El médico sostiene que los riesgos de la cirugía plástica son calculados, si el paciente tiene una buena evaluación preoperatoria y es sano, el riesgo es prácticamente nulo.
¿Es la cirugía más solicitada por los hombres? “Esta cirugía no es la más común, es una entre las muchas en el arsenal estético. El hombre se realiza con mayor regularidad las cirugías faciales, como el estiramiento o los párpados. Le siguen la liposucción y la reducción de los pechos”, dice el cirujano.