Emely murió por hemorragia interna y golpe en cabeza

A1

Una hemorragia interna en el útero por un “aborto inducido” y un golpe contundente en la cabeza con hundimiento del cráneo provocaron la muerte a Emely Peguero Polanco, reveló la autopsia practicada a su cadáver en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) de Santiago.
El informe, dado a conocer por la Procuraduría General, indica que en el examen interno del cuerpo de la joven de 16 años de edad se encontraron restos del feto que llevaba en su vientre; contusión del cuello uterino y canal vaginal, perforación amplia en la cara anterior del útero “con indicativos de que se aplicó una gran fuerza en esa zona y órganos dispersos propios de un aborto inducido”.

Agrega que externamente, presenta un golpe contundente en la cabeza con rompimiento craneal y hemorragia cerebral “lo que indica que dicho trauma se produjo en vida”, provocado por un objeto de superficie dura y firme, no identificado en el informe forense.

El cadáver de Peguero Polanco, quien según sus familiares tenía cinco meses de embarazo, fue encontrado la madrugada de este viernes al borde de una carretera en unos matorrales en la sección Los Almácigos de Cayetano Germosén, en Moca, envuelto en fundas plásticas dentro de un saco colocado en una maleta.

Como principales sospechosos por este hecho fueron apresados Marlon Martínez, quien era su novio, y la madre de este, Marlin Martínez, suspendida como subdirectora de Pasaportes en San Francisco de Macorís.

La joven Peguero Polanco se encontraba desaparecida desde el 23 de agosto pasado a las 8:30 de la mañana, acompañada de su novio, quien la fue a buscar a su casa ubicada en la Comunidad de Santa Ana, en Cenoví, para supuestamente ir a un centro médico en San Francisco de Macorís.
Fue luego de que este jueves el procurador general, Jean Rodríguez, conformara una comisión especial de investigadores, encabezada por el procurador adjunto Bolívar Sánchez, cuando se encontró el cadáver de la jovencita, hija de Genaro Peguero y Adalgisa Polanco.


COMENTARIOS