Emisario del Papa pide perdón por abusos en Chile

Un emisario del papa Francisco pidió perdón ayer a los católicos de una región de Chile que habían protestado por el nombramiento de un controversial obispo en 2015.
“El papa Francisco me ha encargado pedir perdón a cada uno de los fieles de la diócesis de Osorno y a todos los habitantes de este territorio por haberlos herido y ofendido profundamente”, expresó el arzobispo Charles Scicluna mientras se arrodillaba al principio de la misa.
Juan Carlos Claret, uno de los voceros de los fieles que rechazaron al ahora ex obispo Juan Barros, destacó que “esta es la primera vez en la historia de la Iglesia que una persona pide perdón al laicado (que está) de pie”. En 2015, el pontífice ofendió a los habitantes de Osorno al tratarlos “tontos” y “zurdos” por no aceptar al controversial Barros, ofensa que la mayoría de detractores de éste no olvidan.
Scicluna y el presbítero Jordi Bertomeu lograron reunir en la catedral de Osorno a feligreses divididos por la figura de Barros, acusado por las víctimas de encubrir a Fernando Karadima, el mayor cura pedófilo en la historia chilena. La presencia de Barros también afectó la visita de Francisco a Chile en enero, al mostrarse cerca del papa.


COMENTARIOS