En Boca Chica, sectores tienen hasta dos meses sin servicio de agua

ANDRÉS, BOCA CHICA. El Asilo de Ancianos, la Villa Pamanericana y cinco sectores de la población de Andrés, municipio de Boca Chica, llevan 10 y 15 días y hasta dos meses, sin recibir una sola gota de agua.

Específicamente, desde hace 12 días, el Asilo de Ancianos que funciona en la calle principal de Boca Chica, cerca del hotel Hamaca, no recibe una sola gota de agua, situación que mantiene en zozobra a los internos y a los encargados de la entidad.

Se supo que los directivos de la organización han enviado comunicaciones a las autoridades de la Corporación de Acueducto y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD) y de la Corporación de Acueducto de Boca Chica (CORAABO), sin que el problema se resuelva.

Igual situación de escasez de agua se produce en la Villa Panamericana desde hace 15 días, mientras que los residentes de los barrios Agua Azul, Brisas del Este y Caucedo, Santa Lucia y Los Jardines del Aeropuerto, tienen entre uno y dos meses que no les llega el servicio.

Amas de casa de esas barriadas indican que para conseguir un poco del preciado liquido, tienen que trasladarse a otros lugares o comprar tanques y camiones de agua, en el caso de aquellas familias que poseen cisternas.

“Pero nosotros que no tenemos 500 ni 600 o mil pesos para comprar camiones de agua, estamos pasando las de Caín”, dijeron Amantina Duran, Luis Castro Mendoza y Andrea Corporán, residentes en los sectores Brisas del Este y Santa Lucia.

Dijeron que mientras los ejecutivos de la CAASD y la CORAABO se mantienen envueltos en un conflicto por el cobro y distribución del agua, miles de familias sufren las consecuencias de la aguda escasez del preciado líquido.

“Mientras Freddy Pérez se resiste de entregar al ingeniero Omar Muñoz, director de la CORAABO, el manejo total y cobro del agua, nosotros estamos pasando la de Caín”,  dijeron los quejosos.

Prolongados apagones y acumulación de basura. A esa situación se añaden las prolongadas interrupciones del servicio de energía eléctrica, por 10, 12 y hasta 14 horas y el amontonamiento de basura, propiciando la proliferación de insectos y el peligro de brotes epidémicos.

Denunciaron que esos problemas son a consecuencia de las deficiencias por parte del Ayuntamiento de Boca Chica y la Distribuidora de Energía del Este (Edeeste).

Además, explicaron que diariamente tienen que lanzar a la basura alimentos dañados, mientras decenas de pequeños negocios y salones de bellezas han ido a la quiebra por los constantes apagones.