En el Centro Cultural de España “Estaciones Nómadas” de Rafael Pérez

14_03_2015 Areito 14 marzo Areíto8

Con su primera exposición del año 2015, el Centro Cultural de España casi recupera la capacidad de convocatoria, el aire de profundidad reflexiva que se podía respirar en su espacio dialógico y fraterno, así como la misma calidad del calendario expositivo que llegó a exhibir durante gestiones tan efectivas y memorables como las encabezadas por Ana Tome y Ricardo Ramón Jarne hace ya más de una década.

Y esto solo podría suceder con la muy esperada exposición del carismático Rafael Pérez-Chepe, titulada “Estaciones Nómadas” y compuesta por un excelente cuerpo de obras que integra más de 60 piezas, entre pinturas y dibujos, las cuales nos permiten confrontar un proceso vital y creativo sumamente fructífero que abarca los últimos diez años.

El cuerpo expositivo de “Estaciones Nómadas”, curada y museografiada con esmero y óptimos resultados por la curadora Yong Sun Gullach, quien viajó desde Dinamarca a Santo Domingo para esta tarea especial, advertimos tres núcleos principales de obras que resultan de las experiencias, búsquedas y reflexiones íntimas de Rafael Pérez Concepción, quien en esta muestra se reafirma como uno de los principales exponentes del arte dominicano de la posmodernidad con una actitud eminentemente lúdica y reflexiva que le lleva a materializar una producción pictórica y dibujística caracterizada por su notable carga icónica y a través de la cual él logra deconstruir los signos de la naturaleza, la cultura, la memoria, lo real, la migración, lo intemporal y el absurdo con brillantez, irreverencia e ironía demoledoras.

Rafael Pérez-Chepe es un artista de gran talento y sensibilidad que ha tenido la osadía de arriesgarse en el autocuestionamiento y la aventura constantes, llegando a apropiarse de procesos culturales y experiencias existenciales propias de distintas latitudes geográficas y espirituales, asumiendo la condición del nómada y procediendo como auténtico arquetipo humano del siglo XXI.

Así, luego de más de una década de nomadismo y trashumancia entre Nueva York, Barcelona, París, Berlín y Santo Domingo, esta importante muestra se constituye en el aleccionador retorno de Rafael Pérez-Chepe al Centro Cultural de España para mostrarnos un conjunto de imágenes inquietantes y deliciosamente iluminadoras que también nos revelan el proceso de concentración y depuración que ha tenido que asumir el artista para dejar atrás la enfática policromía de sus pinturas iniciáticas, así como los estériles alardes neodadaistas que caracterizaron la mayoría de las instalaciones y esculturas de sus individuales simultáneas presentadas en el Centro Cultural de España y en Museo de la Familia Dominicana (Casa de Tostado) en el año 2002.

Además de un notable conjunto de pinturas en las que aborda los acontecimientos del ajusticiamiento del tirano Rafael Leónidas Trujillo en 1961 y la inmolación del dirigente político Manolo Tavarez Justo en 1963, las obras en acrílica, óleo, gouache y técnica mixta que integran “Estaciones Nómadas”, representan espacios y particularidades esenciales de tres ciudades que se tornan vitales para nuestro artista en la última década: París, Berlín y Santo Domingo.

Al nivel formal y estilístico, la pintura de Rafael Pérez Concepción es ecléctica, predominando en la misma las técnicas tradicionales y las composiciones simples con una notable obsesión por los detalles en el abordaje del relato perpetuamente paradójico, irónico y humorístico. Entre las obras mejor logradas de “Estaciones Nómadas”, destacan las tituladas “Le Grand Palais”, “A Sangre Fría”, “Le Grand Voyage”, “Tempelhoff F”, “Spacetropic Berlín”, “Frau Hase-Mauerpark”, “Spacetropic Berlín”, “Rubix cube over ocean”, “Tourists diving” y “Aves no voladoras”, esta última una de las primeras obras ejecutadas entre las que integran la muestra y por la cual el artista recibió una mención de honor en el Concurso Eduardo León Jimenes (2006).

Algunos críticos y curadores han definido el estilo de Rafael Pérez Concepción como “surrealismo tropical”, “figuración narrativa” y “figuración fantástica”. La doctora Maja Horn, profesora de estudios latinoamericanos en la Universidad de Columbia, Nueva York, la describe como “post-migratoria”. Personalmente, prefiero contextualizar a Rafael Pérez-Chepe como un artista de la fuga, en el sentido de que su salto íntimo sobre los límites de la insularidad tiene que ver con búsquedas, razones, situaciones y cuestiones eminentemente lúdicas.

Destacando la profundidad y el rigor de la investigación que asume Rafael Pérez cuando trata la historicidad, así como en sus reflexiones sobre el lugar originario y los espacios del desarraigo, agrega la especialista: “De hecho, sus obras confunden el “aquí” y el “allá” que muchas veces marcan las obras artísticas de la diáspora dominicana”… Es en este sentido que yo denomino su obra “pos-migratoria” por como el lugar que se deja atrás y al que se llega terminan siendo extraños, perturbados y cuestionados en estas obras por igual. De hecho, la obra de Rafael Pérez critica tanto al tercer como al primer mundo e insinúa cómo estos mundos se han construido históricamente y culturalmente de una manera mutua y a la vez profundamente desigual. De este modo “Estaciones Nómadas” representa el tremendo retorno de un artista dominicano que se ha creado un hogar artístico y un nuevo lugar crítico desde su propio nomadismo”…

En síntesis

Rafael Pérez-Chepe

Rafael Pérez Concepción nace en Santo Domingo el 29 de enero de 1975. Realizó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Santo Domingo; en Altos de Chavón/La Escuela de Diseño y en la New York Studio School of Drawing, Painting and Sculpture. En 2001, presenta dos exposiciones simultáneas bajo el titulo “Corn Fake” en el Centro Cultural de España y el Museo de la Familia Dominicana. En 2004 presenta su cuarta exposición individual en la Galería Elespacio. En este mismo año, como parte de una exhibición colectiva en el Centro Cultural de España, presenta su obra “Metro de Santo Domingo”, la cual consiste en un mapa mural de un hipotético sistema de metro dominicano acompañado de un desplegable que señala los principales sitios de interés de la ciudad. Esta obra se convertiría en una verdadera premonición, ya que unas semanas después de ser presentada al público, el Gobierno dominicano anunciaba la construcción de un Metro real. En 2006, recibe una mención de honor en el Concurso Eduardo León Jimenes por su pintura “Aves no voladoras”. Recientemente, ha participado en la exposición itinerante “Arte Dominicano de Hoy”, presentada en reconocidos centros culturales de Alemania, Holanda y en el Instituto Cervantes de Londres. Rafael Pérez Concepción ha vivido en las ciudades Nueva York, Orvieto (Italia), Barcelona, París y Berlín, donde reside y trabaja en la actualidad.